27/4/08

El porvenir de la Liga según John Carlin

La sección de Deportes de El País desprende un halo de lucidez especialmente resplandeciente, algo poco común en la prensa deportiva, aunque más habitual en los diarios de tirada nacional. Las difuntas Historias del Calcio, que redactaba Enric González durante su corresponsalía en Roma, constituían uno de los ejemplos más alabados de cómo escribir sobre deporte con un estilo literario envidiable. Otra muestra es El córner inglés, sección en la que, cada domingo, John Carlin descarga las tribulaciones futbolísticas que inundan su cabeza.

Esta semana, Carlin, de padre inglés y madre española, ofrece una interesante visión de la relación entre la liga española y la inglesa. En Cristiano redentor de España, sostiene este periodista, pluma privilegiada de la prensa nacional, que la Liga camina hacia un estado de mediocridad en el que, desbordada por el crecimiento de la Premier League, se convertiría en un mero satélite de ésta. Es decir, que, de no cambiar el panorama, la inglesa se acabará convirtiendo en la liga a la que emigran todos los buenos jugadores. Las demás, incluida la española, quedarían relegadas a un papel secundario similar al que actualmente posee el campeonato holandés.

Resulta una evidencia decir que los equipos de la pérfida Albion han dominado el panorama futbolístico durante esta temporada. De hecho, pocos dudan de que, de haber tenido más fortuna en el sorteo –al Barcelona le tocó un flácido Schalke 04, mientras Arsenal y Liverpool tuvieron que enfrentarse entre ellos–, los cuatro semifinalistas de la Liga de Campeones habrían sido británicos. Carlin plantea, de forma en cierto modo descabellada, que de no empezar a gobernar con inteligencia y visión de futuro, la LFP verá cómo sus dos equipos enseña, el Real Madrid y el Barcelona, se acaban convirtiendo en el reflejo español del Ajax de Ámsterdam y el PSV Eindhoven, conjuntos destinados a caer con honor en los cuartos de final de la Champions.

Más allá del catastrofismo fundamentado del periodista, lo cierto es que en los últimos años la Premier ha sabido aprovechar mucho más sus ingresos y ha logrado extender su influjo alrededor de todo el mundo. Iniciativas como la propuesta de jugar varios partidos del campeonato en el extranjero, por otra parte un tanto polémica, evidencian la abierta mentalidad de la que gozan los dirigentes ingleses. Ello se contrapone con el estancamiento y falta de perspectiva que sufren los mandatarios españoles, en ocasiones más pendientes de salir vencedores en la lucha por el poder –véase el caso de José María Villar– y continuar lucrándose que de dirigir con sensatez.

Carlin ofrece, en tono jocoso, una solución a medio plazo: que el Real Madrid fiche a Cristiano Ronaldo. Así, dice, jugadores y telespectadores verían a la Liga como un imán para los mejores futbolistas del mundo, lo que lograría mantener el estatus del campeonato español durante unos años más, hasta que la aciaga gestión de los dirigentes hubiera arruinado todo definitivamente. La idea puede sonar a chiste, pero refleja una de las políticas elementales que aseguran el éxito en el mundo del fútbol: gastarse el dinero con criterio. El Sevilla, doble campeón de la Copa de la UEFA, ha demostrado la importancia de esta pauta. Real Madrid y Barcelona, aficionados a la costumbre burguesa del despilfarro, recientemente instalada en la sociedad española, deben abrir los ojos para iniciar la recesión de esta situación.

2 comentarios:

  1. Puede que la solución no sea la compra de futbolistas individualistas en los aquipos españoles. Todos tienen una fecha de caducidad y después de ese tiempo, que suele ser de poco más de cuatro años, son vendidos sin ningun tipo de miramiento, vease el caso de Ronaldiño. Creo que los equipos españoles deberían fichar menos estrellas y tener más jugadores de la cantera. El fomento del trabajo en equipo empujaria a los conjuntos españoles ha superar la barrera psicológica de los cuartos de final que tanto les aterra.

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente, potenciar la cantera es algo básico, aunque no todos los jugadores que salen de ellas dan el nivel. El Barcelona por ejemplo tiene brillantes canteranos (Iniesta, Messi, Bojan, Giovanni,...) pero sin Etoo, Deco o Ronaldinho nunca hubiera ganado la Champions. De ahí la necesidad de fichar con cabeza y buen, como hace el Sevilla, que también tiene buenísimos canteranos.

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar