1/5/08

D’Antoni: la claridad al final del túnel para Garbajosa y Calderón

Bryan Colangelo, director ejecutivo de los Toronto Raptors, anunciaba ayer que Jorge Garbajosa no iría a los Juegos Olímpicos. Decía esto con tono autoritario, mostrando que su franquicia no permitirá tal circunstancia y sin haber hablado con el jugador. Por enésima vez en la temporada, los directivos del equipo canadiense la pagan con Garbajosa, que, de momento, mantiene la boca cerrada.

La historia del pasado Europeo se repite. Entonces los Raptors aceptaron de mala manera que el de Torrejón de Ardoz, recién salido de una lesión, participase en el torneo. A cambio, eso sí, de que la Federación contratase un seguro astronómico. Jorge volvió pero, sospechosamente, dejó de gozar de los minutos que antaño disponía. Antes de que expirara la póliza, los médicos de la franquicia dijeron encontrar algo extraño en su tobillo. Garbajosa confesaba encontrarse perfectamente, pero el equipo le obligó a pasar por el quirófano. Ello permitió a los Raptors embolsarse 650.000 euros del seguro y mantuvo al español inactivo toda la temporada.

En semejante tesitura, incluso cabe la posibilidad de que Garbajosa no finalice el año que le resta de contrato. Sin embargo, la situación podría dar un giro radical para él si se confirman las especulaciones que corren por los pasillos de la NBA. Los Suns han despedido al técnico Mike D’Antoni, un entrenador por el que Colangelo tiene especial predilección (de hecho, fue él quien lo llevó a la franquicia de Phoenix). Ello, unido a las dudas que suscita Sam Mitchell, el actual inquilino del banquillo, podría provocar un relevo beneficioso para Garbajosa, pues ya conoce bien a D’Antoni de su etapa en la Benetton de Treviso.

También sería una buena noticia para José Manuel Calderón. Con Mitchell, el de Villanueva de la Serena ha visto cómo T.J. Ford, una vez recuperado de su lesión, le arrebataba el protagonismo en la dirección del equipo. En los playoffs, Toronto repartió los minutos entre dos bases totalmente diferentes y acabó pagando su desorientación. Si D’Antoni se muda al banquillo canadiense, en principio, esto cambiaría, pues el técnico, amante de los bases que hacen jugar al equipo, ya ha expresado su predilección por el extremeño. T.J. Ford, en tanto, no deja de ser una valiosa pieza de intercambio para cualquier traspaso.

1 comentario:

  1. Estoy seguro de que muchos equipos querrían tener a Garbajosa. Tratándole así debería marcharse de Toronto, seguro que le va mejor

    ResponderEliminar