9/5/08

El dinero derrota a la lógica

En los últimos años y cada vez más, el dinero es al deporte lo que la piel al cuerpo humano: un órgano que lo envuelve todo sin dejar que nada escape a su dominio. La preponderancia de los factores económicos quedó patente una vez más en la decisión de la Federación Española de Tenis (RFET) de celebrar la semifinal de la Copa Davis en la Plaza de Toros de Las Ventas, en Madrid. El máximo organismo del deporte de la raqueta a nivel nacional percibirá más de 800.000 euros y eso, a tenor de lo visto, es lo único que cuenta.

De nada sirvieron las peticiones de los miembros del equipo. Tanto jugadores como cuerpo técnico preferían cualquiera de las otras candidatas (Gijón, Benidorm o Tenerife) porque temen la altura de Madrid. No se trata de ningún capricho. Los 667 metros sobre el nivel del mar de la capital española la convierten en un terreno peligroso. El equipo de la Davis se vio en la misma tesitura hace algo más de un año, en Ginebra. Allí, en la primera ronda de la competición, a una altitud de 500 metros, estuvieron a punto de quedar apeados por un débil conjunto helvético, cuyo mejor jugador era el 137 de la clasificación mundial.

La altura, según explicaba tras aquella eliminatoria el capitán, Emilio Sánchez Vicario, hace que la bola flote más y coja un efecto muy extraño, lo que complica en exceso el control de los golpes. Ello, en las semifinales de la Copa Davis y contra un equipo estadounidense plagado de cañoneros, supondría conceder una gran ventaja. Aunque la superficie será de tierra batida, más lenta e inapropiada para los americanos, especialistas en pistas rápidas, en Madrid será mucho más complicado restar los potentes saques de Andy Roddick y James Blake, tarea de por sí harto complicada. La teórica ventaja de jugar en casa quedaría atenuada.

España no supera unas semifinales de la Davis desde que en 2004 se proclamara campeona, precisamente contra Estados Unidos. Si a ello se le añade que Pedro Muñoz había prometido a los tenistas considerar sus opiniones, no es de extrañar que los jugadores hayan mostrado su indignación por habérseles ignorado en la toma de tan significativa decisión. La carta abierta en la que anuncian su acuerdo de no participar en ningún acto de la RFET es la primera estocada en una pugna que no parece tener solución inmediata. Al menos, Muñoz ha rectificado en parte y, tras pedir disculpas públicamente por su comportamiento, se abstuvo en la votación de la sede. Un remedio innecesario que para nada calma la irritación de los tenistas, quienes reclaman su dimisión.

2 comentarios:

  1. Me gustaría pronunciarme al respecto de este tema. No soy consciente, ni mucho menos (y seguro que poca gente lo es, junto a los jugadores y cuerpo técnico), de todas las disputas que han tenido Pedro Muñoz, presidente de la RFET (Real Federación Española de Tenis)y los componentes del equipo español. Lo que sí sé es de toda la parafernalia que se está montando con el blog dedicado a la designación de Madrid como ciudad para disputar la semifinales de la Copa Davis.
    Creo que cualquier presidente de cualquier federación deportiva, para su bien común, debe elegir lo mejor. Sí, hasta ahí todo correcto. Pero hay que mirar también, una vez esto, los intereses económicos, y Madrid, sin lugar a dudas, es la capital que más dinero aporta a esta competición.
    En tierra batida son muchas las consideraciones que hay que tener en cuenta, pero visto el ranking ATP y el estado de nuestros tenistas, los nuestros deberían pasar sí o sí. Si no es en 25 sets por partido, seran en 29, pero las diferencias en favor de Nadal y compañía es más que suficiente.
    Es obvio que cuando sólo puedes sacar una vez en seis años tajada de las arcas económicas de la federación, te fijes en la ciudad que más destine.
    Con esto, no quiero decir que esté en contra o a favor del presidente o en contra de él ni viceversa.
    España debe ganar en Madrid, Gijón, Baleares, Toledo y Mérida con este equipo siempre a los norteamericanos. Y si encima tenemos la recompensa de un dinerillo extra para los nuestros... ¡Bienvenidas sean las disputas entre hermanos!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo en que cualquier dirigente debe mirar siempre por el bien de las arcas del organismo que gobierna. No obstante, en este caso, si hubieran tenido en cuenta la importancia de la eliminatoria, quizás la decisión hubiera sido distinta. Tal vez la reacción del equipo haya sido exagerada, pero está justificado porque temen a un rival muy poderoso. No creo que España lo vaya a tener tan fácil. El dobles, salvo sorpresa, está perdido. Nadal debería ganar sus dos partidos, pero puede pinchar. Y tanto Roddick como Blake pueden ganar a cualquiera que sea el número dos de España. Eso sí, en arcilla lo tendrán complicado, pero habrá que ver.

    ResponderEliminar