19/5/08

La guerra de las revoluciones

Ángel Briz.- Es ley de vida. Cuando un club grande no consigue las expectativas de principio de temporada y además da una mala imagen, lo normal es comenzar una revolución. Es sin duda el caso de Barcelona y Milán. El conjunto español no atraviesa por su mejor momento y, antes de jugarse las semifinales de Liga de Campeones, la cabeza de Frank Rijkaard deambulaba por el Camp Nou como si de una chistorra catalana se tratara.

El holandés es todo un señor, un galán de los que quedan pocos, y menos en los banquillos del fútbol mundial. Un técnico al que le han perdido el respeto los cabezas de turco del conjunto culé, entre ellos el desaparecido Ronaldinho de Assís, que se despedirá del Barça tras ganar dos Ligas y una Champions, amén de un Balón de Oro y el FIFA World Player a título personal. Muy diferente la situación de Deco, Eto’o y Thuram, que han ganado todo como futbolistas y que a final de año ya han anunciado que quieren marcharse a un equipo en donde les quieran, para sentirse a gusto y pertenecer a un proyecto con nuevos retos. Los destinos preferidos son Premier League y Calcio. La renovación comienza desde dentro, con Josep Guardiola como piedra principal de una casa que dará cobijo al futuro azulgrana, con Messi, Iniesta, Bojan y compañía.

Al conjunto milanés le sucede algo parecido. Sus experimentados jugadores, que siempre han rendido en su competición preferida, la Liga de Campeones, quedaron en evidencia en los octavos de final del torneo cuando el Arsenal les pasó por encima. A SilvioBerlusconi, apartado ahora de la presidencia tras ganar las elecciones italianas, se le pidió desde San Siro un cambio generacional, y más cuando el año próximo no disputará la máxima competición continental en detrimento de la Fiorentina. Maldini, Ambrosini, Cafú y Seedorf darán paso a los Kaka, Pato y Flamini para volver a cobrar prestigio en Italia y Europa. De todas estas altas y bajas de dos grandes clubes pueden beneficiarse otros equipos y de ahí habrá más que una disputa entre peces gordos por hacerse con unos y otros jugadores de gran nivel. La llave puede estar en Madrid con el fichaje de… ¿Cristiano Ronaldo? Pero hay otra pregunta que se resolverá en breves: ¿Aguantará Kaka un año en el Milán, sin Mundial y Copa América, sin escuchar el himno de la Liga de Campeones?

No hay comentarios:

Publicar un comentario