6/5/08

Motivos para el optimismo… o para el pesimismo

Los Ángeles Lakers son una columna de piedra en el fangoso terreno de la NBA. Se mantienen erguidos con una solidez inusual, como si nadie pudiera tumbarlos. Lo demostraron en la primera ronda de los playoffs y lo siguen evidenciando todavía. Pau Gasol tiene razones para soñar con lograr el anillo de campeón, que sería el primero para un baloncestista español.

Desde que comenzaron las eliminatorias por el título ningún equipo ha mostrado tal solidez como la de los Lakers. Son el único conjunto que no ha perdido ningún partido, y eso que se han tenido que medir con los todopoderosos Denver Nuggets de Allen Iverson y Carmelo Anthony. Sin embargo, con un juego imprevisible, siempre letal tanto en la pintura como en el perímetro, los de California han logrado ganarse el respeto de todos los candidatos al título.

El más serio aspirante, hasta el momento, es Nueva Orleáns. Los Hornets han encontrado la fórmula del éxito con tres líderes de excepción (Chris Paul, David West y Pedja Stojakovic) y una plantilla rebosante de ilusión que ha explotado sus mejores cualidades. Ello y un entrenador amante del juego dinámico y descarado han convertido a una franquicia que, no hace mucho, naufragaba sin rumbo alguno, en un serio aspirante al anillo. Para ello, antes, tendrán que arrebatar a los Lakers el título de campeón de la Conferencia Oeste.

Más allá de los gallitos del Oeste –y sin haber mencionado a los siempre temibles San Antonio Spurs–, los aspirantes a mejor equipo del mundo se reducen a Cleveland Cavaliers y Boston Celtics, que se enfrentarán en una semifinal de vértigo. Los momentos decisivos de la temporada, por tradición, suelen encumbrar las gestas individuales y ambos equipos disponen de jugadores capaces de lograrlo. Ahora bien, Boston posee la ventaja de tener tres estrellas que, además, aportan trabajo defensivo.

Ello hace predecir una final entre Boston y Lakers. No obstante, a tenor de lo visto, cualquier conjunto puede romper las estadísticas. Philadelphia y Atlanta miraban el playoff como un objetivo quimérico hace meses, pero, desde febrero, han experimentado una progresión culminada con una muy digna primera ronda. Ante este panorama, y sin olvidar que un año atrás Golden State se cargó en primera ronda al mejor equipo de la temporada regular (Dallas), cualquier cosa puede suceder. Incluso Orlando, con unos argumentos más que sólidos (Dwight Howard y Jameer Nelson se bastan para doblegar a cualquiera), sueñan con el título.

1 comentario:

  1. HOLA SOY GABY PEREYRA
    TE INVITO A QUE VISITES MI BLOG Y A VINCULARNOS POR MEDIO DE FAVORITOS! O LINKS!
    ME ENCANTO TU BLOG!
    http://blogdeespectaculos.blogspot.com/

    ResponderEliminar