3/6/08

Trevor Graham, culpable

Matt Slater.- Trevor Graham, el entrenador del trío de atletas élite caídos en desgracia -Justin Gatlin, Marion Jones y Tim Montgomery- fue encontrado culpable de perjurio por un tribunal en San Francisco, California. Graham fue encontrado culpable de mentir a agentes federales que investigaban el escándalo de dopaje del laboratorio Balco.

La investigación se inició en 2003 cuando Graham envió a las autoridades antidopaje de EE.UU. una jeringa hipodérmica que contenía un esteroide que hasta entonces no era detectable. Cuando fue interrogado en junio de 2004, Graham se distanció de Ángel Guillermo Heredia, un ex campeón de lanzamiento de disco mexicano que traficaba con esteroides en Texas. El entrenador, radicado en el estado de Carolina del Norte, había recibido inmunidad para ser procesado con la condición de que no mintiera sobre sus propias actividades en el mundo del dopaje.

Graham dijo a los agentes que nunca había referido a sus atletas a Heredia para obtener drogas de alto rendimiento físico, ni que se hubiese visto en persona con Heredia ni que le hubiera hablado en el teléfono desde 1997. Por esas tres declaraciones el jurado encontró al jamaiquino de 44 años culpable de mentir a las autoridades. Graham, que enfrenta ahora hasta cinco años de cárcel, podría ser enjuiciado nuevamente por las dos acusaciones restantes en una fecha posterior.

Sin embargo, el presidente del jurado, Frank Stapleton, dijo a los reporteros que esperaba que no hubiese un segundo juicio. "El gobierno estaba empecinado en hacer del acusado un ejemplo", dijo Stapleton. "Para lograr su cometido, sintieron que era necesario llegar a un acuerdo con un verdadero diablo (Heredia), un traficante mentiroso e indocumentado. "Espero que este veredicto satisfaga la sed de sangre del departamento de Justicia en este aspecto y que no haya un segundo juicio", agregó.

Heredia rindió testimonio en contra de Graham la semana pasada, igual que otros cinco de sus atletas, incluyendo los medallistas de oro olímpico Dennis Mitchell, Antonio Pettigrew y Jerome Young. Todos declararon que Graham les recomendó que usaran sustancias ilegales y que él mismo ayudó a conseguirlas. Pettigrew también confesó haber estado bajo el efecto de las drogas cuando colaboró en la victoria de EE.UU. contra el Reino Unido en los 4x400 metros en el Campeonato Mundial de 1997 y cuando le ganaron a Nigeria en las Olimpiadas de Sydney.

El abogado de Graham, William Keane, desestimó a los testigos calificándolos de marcados y poco confiables y sugirió que su cliente se ha convertido en el chivo expiatorio de atletas desacreditados buscando excusas. También declaró que el fallo era una victoria para su cliente. "El jurado evidentemente tuvo problemas con los argumentos del gobierno en dos de los casos", dijo. "Como siempre hemos sostenido, no pensamos que el gobierno pudo probar el caso". Keane añadió que Graham buscaría una exculpación del juez a pesar del veredicto del jurado.

La ironía para Graham, sin embargo, es que el haber sonado la alarma -que el dueño de Balco, Victor Conte, describió como un acto de envidia- finalmente también marcó su caída. Al haber pasado rastros del principal dopaje producido por Balco, tetrahydrogestrinona (THG), las autoridades de EE.UU. pudieron desarrollar una prueba en la que eventualmente cayeron varios atletas élite, incluyendo Dwain Chambers de Gran Bretaña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada