29/1/09

Análisis de la NBA II (1 de 2)

La temporada regular de la mejor liga del mundo ha llegado a su ecuador y es momento de nuestro análisis de la situación en Páginas Deportivas. Comenzamos esta vez por el Este, pues es la conferencia en la que se han producido más sorpresas, tanto en lo positivo como en lo negativo.

CONFERENCIA ESTE

Los Cleveland Cavaliers han aprovechado un bajón de rendimiento de los hasta entonces intocables Celtics para alzarse a la primera posición de la tabla. Pero más que demérito de los de Boston, en el liderato de los Cavs hay mucho de trabajo bien hecho. A los 28 puntos por partido que promedia LeBron James y a la autoridad que éste transmite, se le ha sumado la genialidad de Mo Williams, que se ha destapado como un escudero de lujo para el jugador franquicia del equipo y en un director de lujo en el aspecto ofensivo. La ilusión que transmite el equipo y la seguridad defensiva que aportan hombres como Anderson Varejao, Delonte West, Zydrunas Ilgauskas y Ben Wallace convierten a Cleveland en un aspirante serio para acabar con la hegemonía de los Celtics en el Este.

Al equipo de LeBron, además, le ha venido de perlas el bache que pasó Boston tras sumar su tercera derrota de la temporada en casa de los Lakers. Fue ése un duro golpe para los de verde, que comenzaron una gira en la que perdieron siete partidos de nueve disputados. Los Celtics demostraron que les falta banquillo y que su infalible defensa puede ser superada y pusieron la lucha por el liderato del Este en un puño, pues apenas dos victorias separan a los de Massachussets, los Cavs y los Magic. Los de Orlando son una apisonadora que sólo renquea cuando juegan fuera de casa. Jameer Nelson está cuajando la mejor temporada de su carrera y eso ha demostrado ser el empujón que le faltaba para meterse en la pugna por el título de conferencia. Si su terceto mágico –a saber: Howard, Lewis y Turkoglu– no acusa el cansancio y sigue rindiendo como hasta ahora, les sobran argumentos para poder quedarse con el primer puesto.

Miami y Detroit se hacen fuertes
A los tres de cabeza les separa un mundo del resto, aunque por detrás resisten otros tres que se han mostrado como los más regulares en una conferencia loca: Atlanta, Detroit y Miami. Los Hawks han alternado rachas de hasta seis victorias consecutivas con otros periodos negativos en los que han dejado patente su falta de potencial para doblegar a equipos potentes (algo de lo que presumía en la pasada campaña). Por ello, y teniendo en cuenta que su rival en los playoffs pueden ser los Pistons, parece difícil, incluso, que vayan a pasar de la primera ronda. Los Bad Boys han perdido su fama de bloque sólido y correoso tras la llegada de Allen Iverson, que más que beneficiar al grupo ha aportado desorden y anarquía. Aún así, cuando The Answer está más generoso y, sobre todo, cuando Rodney Stuckey está en la cancha, los Pistons son un equipo serio, experimentado y muy capaz. Pero repetir la segunda plaza del año pasado es una quimera.

Los Heat, en tanto, están cada vez más asentados. Su proyecto de futuro está dando buenos frutos. Beasley va cogiendo la confianza que le faltaba, mientras Chalmers y Cook se han convertido en dos piezas clave para el equipo. Entre todos han creado el entorno perfecto para permitir la aparición del mejor Wade, que ya es el máximo anotador de la liga. Con jugadores atléticos y mucho tiro exterior han conseguido suplir la ausencia de un center de garantías, dado que Anthony y Magloire aportan muy poco en esa faceta. Por detrás, ha ganado enteros Philadelphia, que se ha repuesto de su mal comienzo y ya ocupa puestos de playoffs. Los Sixers no han notado la baja de Elton Brand. Siete victorias consecutivas, con Andre Igualada (deseoso por ser seleccionado para el All Star) y Andre Miller en plan estelar, les han sacado del pozo. Entre los ocho primeros se mantienen también los Bucks. Aunque amenazaban con ser una de las revelaciones de la temporada, se han mostrado muy irregulares y resisten más por los deméritos de sus perseguidores que por su buen juego. Michael Redd y Richard Jefferson se quedan, con demasiada frecuencia, muy solos.

Nets y Raptors, en el ‘limbo’
Entre quienes aspiran a esas dos plazas de playoffs no tan claras (las que poseen actualmente Philadelphia y Milwaukee) abunda la mediocridad. Hay seis equipos separados por dos triunfos entre los que se puede encontrar de todo, aunque lo más destacado es que sigan ahí dos equipos como los Nets y los Raptors. De los primeros, lo que choca es que hayan sufrido un bajón tan importante en tan poco tiempo, sobre todo teniendo en cuenta que sus oponentes apenas han hecho méritos. Pese a los descubrimientos de Brook Lopez y Yi Jianlian, cada vez más entonados, el resto, salvo Harris y Carter, no aportan lo que debieran para que el equipo esté arriba. Algo similar le sucede a Toronto, cuyos argumentos se han reducido a Bosh y Bargnani y, cómo no, a Calderón cuando no está lesionado. La baja del extremeño ha alejado a los canadienses del octavo, pero su regreso ha dotado al equipo de la moral y el orden necesarios para poder recomponerse. O’Neill no está funcionando en la posición de cinco y ya se piensa en un sustituto.

Quienes más sorprenden dentro de este sexteto son Nueva York y Charlotte, que parecían abocados a las últimas posiciones y están dando mucha guerra. A los Knicks les ha sentado muy bien la llegada de Al Harrington, que se ha convertido en el líder anotador del equipo. La inteligencia de Mike D’Antoni y la capacidad de sacrificio del grupo que está formando auguran un gran futuro para los de la Gran Manzana, aunque este año vaya a estar muy complicado que se metan en las eliminatorias por el título. El buen nivel que están ofreciendo Lee, Chandler y Robinson es una excelente noticia para el futuro de uno de los equipos con más historia del campeonato. Los Bobcats, en tanto, han resucitado de la mano de Gerald Wallace, que ha cuajado unas actuaciones soberbias para encabezar la remontada en la tabla de su equipo. Y eso que D.J. Agustin se ha perdido unos cuantos partidos, pero la llegada de Diaw y Bell ha aportado mayor solidez y una mejor rotación al grupo.

Del resto, Chicago e Indiana están todavía en la pomada, pero no dan muchos visos de poder dar el salto necesario para acabar entre los ocho primeros. Los Bulls andan faltos de poderío bajo los aros y sus bajitos, aunque rebosan calidad (caso de Rose y Gordon), se sienten demasiado desasistidos para competir contra equipos con un potente juego interior. Los Pacers han mejorado con el regreso de Mike Dunleavy. Pero ello y la gran campaña de Danny Granger no están bastando para que el equipo acabe de coger el ritmo de victorias, pues son incapaces de encadenar dos triunfos seguidos. Cierran la conferencia los Wizards, abocados a una temporada de transición, sin la tan necesaria aportación de Gilbert Arenas. Lograr un buen refuerzo en el próximo draft se convertirá dentro de poco (si no lo es ya) en su principal objetivo.

2 comentarios:

  1. hola soy christian creador de futbolargentinosolo.blospot.com y queria proponerte un intercambio de link haci nos visitamos mutuamente bueno espero que me agreges a tus enlaces avisame asi te agrego
    nos vemos.saludos

    ResponderEliminar
  2. Execelente análisis. La verdad es que en el Este está todo realmente abierto. Yo apuesto firmemente porque los Sixers estarán en play-off, pero quería preguntarte si a ti también te parece que Elton Brand es más un lastre que una ayuda para el juego que hacen.

    ResponderEliminar