25/2/09

Fútbol, crisis y corrupción en Rumania

Marcel Gascón.- Tras un parón invernal de dos meses, la liga rumana retoma este viernes la actividad, marcada por la crisis económica, la corrupción y el riesgo de quiebra del Rapid de Bucarest, uno de los clásicos del campeonato. La falta de recursos ha obligado a los dueños de los clubes a apostar por la recuperación de jugadores cedidos y la cantera para reforzarse.

Atrás han quedado los años en los que fichajes exóticos y pocas veces efectivos en el mercado suramericano creaban grandes expectativas entre los aficionados y despertaban su entusiasmo. Según una información publicada por el diario deportivo rumano Prosport, los equipos de Primera División han gastado durante el paréntesis de invierno un total de 7 millones de euros, muy por debajo de los 18 millones invertidos en el mismo período de 2008.

Los clubes más poderosos del campeonato han comenzado a no ser rentables para sus patrones. El interés de los rumanos por su liga es escaso, y la presidencia de equipos como el Rapid o el Steaua parece suponer a sus dueños más disgustos que prestigio y satisfacciones.

Cansado de la falta de resultados deportivos, de no recuperar las inversiones en el club y de las protestas e insultos de los aficionados, George Copos, propietario del Rapid de Bucarest, ha puesto a la venta la entidad sin que de momento haya podido llegar a un acuerdo con ningún comprador.

"Copos salvó al equipo de la desaparición, puso dinero y sólo ha recibido abucheos y pintadas contra él en su propia casa", dijo Polin, un viejo aficionado del que fuera equipo de los ferroviarios. "Él no es culpable de los malos resultados, porque no está en el campo para defender o meter goles. No se le ha tratado bien, y es normal que quiera vender el equipo", afirma.

El riesgo de la quiebra y el consiguiente descenso amenaza gravemente al Rapid, que en estos momentos es séptimo en la clasificación, y su consejo de administración ha anunciado que en primavera venderá acciones del club a sus abonados, por diez lei (poco más de dos euros) cada una. "El Rapid tiene la situación más crítica del fútbol rumano", asegura Victor Stoicescu, redactor de Prosport. "La plantilla no cobró los salarios de diciembre y enero hasta este martes, cuando el club les pagó para evitar perder a sus jugadores", explica Stoicescu.

Las cosas no van mucho mejor en el antaño glorioso Steaua, el club más laureado del país. Su dueño, el magnate Gigi Becali, ha visto caer en picado su popularidad, aparentemente implicado en un escándalo de corrupción por ofrecer primas a terceros.

El Steaua no ha podido retener a su capitán y mejor jugador, el mediocentro internacional rumano Mirel Radoi, que aceptó en enero una suculenta oferta del saudí Al Hilal. A pesar de la importante pérdida, Becali no ha hecho un solo fichaje para suplir su baja. El Steaua es quinto en la liga, a seis puntos del líder Dinamo, el eterno rival de la capital, y empatado a puntos con el CFR Cluj, el actual campeón.

Con todos los equipos del país eliminados en las primeras rondas de las competiciones europeas y una liga diezmada por la falta de dinero y las prácticas corruptas de muchos de sus dirigentes, el fútbol rumano de clubes es incapaz de implicar a los aficionados. Los rumanos siguen con fervor los partidos internacionales de las ligas española, inglesa o italiana y las competiciones europeas, que se dan en abierto en algunos canales de televisión privados, y muestran desinterés por la reanudación de su campeonato.

"¿Cómo voy a ver un Steaua-Unirea Urziceni si a la misma hora tengo un Real Madrid-Valencia?", dice Bogdan Petre, que se declara sin énfasis seguidor del Steaua.

4 comentarios:

  1. No suelo publicar artículos escritos por otros, pero creo que este tema es curioso e interesante y ningún medio le va a dar bola.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  2. Es que lo veo normal, no la corrupción pero si el desinterés que despierta su fútbol.
    Hay que pensar que cualquiera que se viese en su tesitura haría lo mismo puesto que vemos lo que mas nos gusta no?, pues si echan un Numancia-Betis o un Arsenal-Manchester United a la misma hora, yo se de muchos que verían el segundo, cuestión de gustos vamos.
    http://chovenaplaza.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  3. Interesante. En todo caso, la globalización también ha llegado al fútbol, y las crisis mundiales también afectan a los capitales que pretenden invertir en este negocio...peculiar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. ¿Te gustaría que comentara algo aquí, eh? ¿Te gustaría, verdad?

    Que te follen.

    ResponderEliminar