13/2/09

¿La mejor generación de 'rookies' de la historia?

Vale que la lesión por una temporada de Greg Oden ha convertido en rookie a alguien que debía ser ya un sophomore. Y es cierto que jugadores como Rudy Fernández o Marc Gasol pertenecen a esta generación como podrían haber pertenecido a cualquier otra. De acuerdo. Pero aceptando que el hecho de formar parte de una generación de novatos o de otra depende mucho de la casualidad, parece justo afirmar que la fortuna, en esta ocasión, se ha conjurado para ofrecer al mundo una de las mejores camadas de la historia.

La pregunta que surge es si se trata de la mejor o ha habido otras que la han superado. El futuro lo acabará determinando, porque estos jugadores todavía deben demostrar mucho, pero es verdad que pocas veces se han juntado tantos superclases, tantas estrellas en ciernes, tantos jugadores llamados a la gloria. A continuación, analizaremos uno a uno cada caso. El orden no tiene que ver con el futuro que les auguro. Los he dispuesto según la clasificación que, personalmente, les daría para el premio a rookie del año.

1. O. J. Mayo: Simplemente, impresionante. Si no gana el premio al rookie del año será por lo poco que ha hecho su equipo pero, para mi gusto, es el que más se lo merece. Es su primera temporada y ya es el líder indiscutible del equipo, incluso por encima de Rudy Gay. Tiene una muñeca prodigiosa y sus porcentajes son envidiables. Sus números: 19,3 puntos y 2,8 asistencias por partido. Con esa mentalidad ganadora y su madera de líder, está llamado a ser un grande, sobre todo si mejora en el resto de estadísticas (más allá de la anotación).

2. Derrick Rose: El número uno del draft es, por descontado, el mejor base de esta generación y será uno de los mejores de la liga en el futuro. Ya ha desplazado (cosa que estaba cantada) a Kirk Hinrich de la titularidad y promedia unos espectaculares 17 puntos y 6,3 asistencias en su primer año. Sus números lo dicen todo, pero verle jugar es un argumento todavía más poderoso. Dirige, manda, se juega tiros importantes y hace jugar al resto. Lo tiene todo para triunfar.

3. D.J. Agustin: Se ha destapado como un líder nato en los Bobcats. Es hábil, rápido y un buen anotador. Las lesiones le han atacado esta temporada, pero ello no le ha parado. Promedia 12,8 puntos y cuatro asistencias por partido. Partía como teórico suplente de Raymon Felton, pero está claro que acabará superándole. De su mano, con Okafor cada vez mejor y si Wallace sigue en racha, los Bobcats pueden luchar por los playoffs el año que viene.

4. Russell Westbrook: Otro de los grandes bases que ha dado esta generación. No es tan buen tirador, pero lo compensa con una mayor capacidad atlética. No en vano, ha estado a punto de participar en el concurso de mates. Con 15 puntos y 4,9 asistencias por partido es el PG titular de los Thunder y fundamento indispensable del tridente que sostiene el prometedor futuro de la franquicia de Oklahoma.

5. Rudy Fernandez: Si bien sus números (10,6 puntos y tres rebotes por partido) distan mucho de lo que realmente puede ofrecer, ya es toda una estrella en Portland. Se ha reconvertido a un alero más tirador, aunque no olvida su gran capacidad para penetrar. Está lastrando el hecho de ser un jugador secundario para el equipo y el tener menos la pelota. Pero es ambicioso y seguro que acabará como alero titular en Portland o donde tenga que ir para consolidarse.

6. Michael Beasley: Lo pongo tan atrás porque no ha estado a la altura de lo que se esperaba de él. Avocado a empezar desde el banquillo, le falta confianza para desarrollar su potencial, aunque sus 13,3 puntos y 5,3 rebotes no sean malos números. Pero tiene capacidad para dar mucho más, como ha demostrado en varios partidos, y convertirse en uno de los PF de referencia en la liga. En cuanto logre centrarse, lo conseguirá.

7. Marc Gasol: De no ser por el año en el limbo que pasó Greg Oden, sería el mejor center de esta camada de novatos. Su valía y su importancia para el equipo es algo que se ve más en los partidos que en sus números. Es una pieza clave en el juego por su capacidad de lucha bajo los aros y su fortaleza. No en vano, promedia 30 minutos de juego y 7,1 rebotes. El único pero: debe explotar más su buena técnica en los movimientos de pivote para mejorar esos 11 puntos por partido. En cuanto sea algo más egoísta en ataque, demostrará lo que realmente vale.

8. Brook Lopez: No ha sido una tarea fácil, pero lo ha logrado. Ya es el pívot titular e indiscutible de los Nets. Poner a Marc por encima de él tal vez responda un poco al típico orgullo nacional, porque Lopez no tiene nada que envidiar al mediano de los Gasol. Su poderío físico le permite plantar cara a centers de la talla de Shaq o Yao. Sus 12,3 puntos y 8,1 rebotes son una clara muestra de ello. La gran evolución de su juego es uno de los principales motivos de la buena temporada de New Jersey y un augurio de que Lopez será uno de los pivots más dominantes en el futuro.

9. Greg Oden: Con ese físico tan portentoso, todavía no ha dado ni la mitad de lo que se espera de un número uno del draft como es él. Su evolución está siendo lenta (igual que lentos son todavía sus movimientos bajo los aros), pero con semejante cuerpo muchos ven en él al Shaquille del futuro. Tendrá que seguir trabajando su técnica para conseguirlo, porque nueve puntos y 7,2 rebotes por partido son todavía unos números muy pobres.

10. Kevin Love: Le ha costado explotar y, desde luego, todavía no lo ha hecho del todo, pero su calidad y su clase han quedado patentes. 9,4 puntos y 8,7 rebotes por partido son una buena carta de presentación pero, siendo exigentes, se espera bastante más de él. Su elegancia nos cautivó en su momento a muchos. Necesita soltarse más para acabar siendo el cuatro titular y también debe recuperar una cualidad en la que aventaja a muchos hombres altos y que parece haber olvidado: su capacidad para asistir.

11. Anthony Morrow: Este escolta que ni siquiera fue elegido en el draft ha sorprendido a todo el mundo y amenaza con convertirse en uno de los mejores tiradores de la liga. En cuanto ha tenido la oportunidad de ser titular, se ha salido. Lástima que Jamal Crawford y Monta Ellis le estén cortando el paso y sus números hayan bajado a 8,4 puntos y 2,8 rebotes. Personalmente, tengo debilidad por él, y estoy seguro de que en cuanto vuelva a tener minutos y responsabilidades seguirá mostrando una gran evolución.

12. Eric Gordon: Su equipo no está brillando en absoluto, pero al menos a él eso no le ha influido demasiado. Se ha asentado en la posición de escolta y promedia 14,7 puntos y 2,4 rebotes por partido. En los Clippers existen mil rumores de traspasos, pero él ya se ha convertido en un intocable. No hay duda de que le aguarda un futuro prometedor.

13. Mario Chalmers: No era uno de los grandes bases de esta generación, pero se ha convertido en uno de ellos. Su gran evolución en los Heat es una de las principales razones del éxito de los de Miami. Asiste, tira de tres y trabaja para el equipo. Si este proyecto de los Heat se acaba consolidando será, a buen seguro, con él como director de juego. Su carta de presentación en su año de debut: 10,1 puntos y 4,8 asistencias de media.

14. Jerryd Bayless: Gracias a las lesiones de sus compañeros, ha tenido sus momentos de gloria y ha demostrado su gran facilidad para anotar. Sin embargo, ha dejado patentes sus grandes carencias como director de juego. Tiene un perfil más de escolta, pero un físico de base. Ése es su gran lastre para lograr convertirse en un jugador importante.

15. Luc Mbah a Moute: Otra de las revelaciones de la temporada. Se ha convertido en una pieza importante del banquillo de los Bucks, con 7,1 puntos y seis rebotes por partido. Es un portento atlético y, si mejora su tiro de media distancia, acabará siendo titular en algún equipo.

16. Darrell Arthur: Sorprendió a muchos a principios de año, pero su rendimiento ha bajado conforme Gasol y Warrick le han robado protagonismo. Tiene calidad, pero debe dar un paso al frente para ganar minutos de juego y peso en el equipo.

17. Nicolas Batum: Ha convencido a Nate McMillan por lo buen defensor que es, pero desde luego no le llega a la suela de los zapatos a la mayoría de jugadores de su generación. El hecho de incluirlo en esta lista en lugar de nombrarlo simplemente más abajo, se debe al hecho de que haya sido titular en 49 de los 52 partidos que ha disputado. Sus 4,7 puntos por partido hablan por sí solos.

¿Por qué 17? He puesto el listón en Darrell Arthur (como futura estrella -habría que definir también qué tipo de estrella- que creo que puede ser) y, a partir de ahí, he metido a todo lo que me parecía que lo superase. La inclusión de Batum es, como he citado, algo meramente curricular, por obligación, y tal vez la de Mbah a Moute también sea un exceso. Pero es cierto que en esta generación hay muchos otros jugadores que pueden llegar a ser muy importantes. Son los siguientes: Alexis Ajinca y Sean Singletary (Bobcats), Anthony Randolph (Warriors), Roy Hibbert y Brandon Rush (Pacers), DeAndre Jordan (Clippers), Sun Yue (Lakers), Joe Alexander (Bucks), Chris Douglas-Roberts (Nets), Danilo Gallinari (Knicks), Courtney Lee (Magic), Marreese Speights (Sixers), Goran Dragic y Robin Lopez (Suns), Jason Thompson (Kings), Roko Leni Ukic (Raptors), Kosta Koufos (Jazz) y JaVale McGee (Wizards).

7 comentarios:

  1. Para abrir el debate, en mi opinión, esta generación puede ser tan buena como la de 2003, que se considera el mejor de la historia. Aquel dio jugadores franquicia de mayor nivel (LeBron, Wade, Carmelo y Bosh por Mayo, Rose, Beasley y Oden), pero por el resto de jugadores esta me parece más completa. ¿Qué creeis?

    ResponderEliminar
  2. Disculpa mi ignorancia, pero ¿qué es un sophomore?

    ResponderEliminar
  3. Un sophomore es el jugador de segundo año. El vocablo se utiliza más en el ámbito del college pero es válido para designar al jugador en su segunda temporada como profesional. Yo creo que el segundo año será fundamental. Si sobreviven a él, será una de las mejores de la historia. Rookies del año pasado que no acabaron despuntando, se han consagrado en su segundo año cuando han dispuesto de minutos. Esta,la de LeBron, la de Jordan o la de Shaquille-Mourning, de lo mejorcito.

    ResponderEliminar
  4. Va por muy bien camino.
    Jugadores como Brook Lopez, Mayo, Rose, Gordon o Westbrook son las estrellas de sus equipos practicamente desde ya.
    Luego hay otro gran grupo como Love, Thompson, Bayless cuando le dejen, Augustin...
    Yo si que creo que puede ser la mejor desde el 2003 y quien sabe si la mejor de siempre.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego, esta generación es muy completa, pero la del 2003, vaya... Lebron, James, Wade, Bosh... es irrepetible. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. En mi opinion la del 2003 tiene mas estrellas. James, Wade, Melo, Bosh son incomparables. Pero la de este año es mucho mas profunda. A mi me han sorprendido Brook Lopez y Thompson sobretodo

    ResponderEliminar