1/3/09

Análisis de la NBA III (1 de 2)

Entramos de lleno en la recta final de la temporada en la liga regular y pocos son los cambios desde nuestro análisis de mitad de curso. Comenzamos por el Este, donde se augura una gran emoción en la lucha por el título de Conferencia.

CONFERENCIA ESTE

Cleveland parecía haber contenido a los Celtics, pero sus tropiezos contra Lakers, Pacers y Rockets les han avocado a sentir en el cogote el aliento de los de Boston. LeBron y compañía no han logrado el refuerzo de un center dominante que tan bien les hubiera venido y tendrán que conformarse con lo que tienen para hacer frente a unos vigentes campeones que sí se han fortalecido, y por todo lo alto. El acuerdo de Stephon Marbury con los Knicks para rescindir su contrato ha propiciado que los Celtics se hayan hecho con los servicios de un base de lujo (amén de reforzar su rotación con la llegada de Mikki Moore). Ello y el hecho de haber resistido a la perfección la ausencia por lesión de Kevin Garnett han refortalecido la moral de un equipo que, con Rondo, Allen y Pierce en estado de gracia, vuelve a tener todas las papeletas para alzarse con el título.

Más argumentos parece haber perdido Orlando, que tras la lesión de Jameer Nelson ha visto escaparse gran parte de su potencial. Al menos el equipo tiene prácticamente asegurada la tercera posición, aunque sin su base estrella –y teniendo en cuenta el poco tiempo que tiene para adaptarse el nuevo PG, Rafer Alston– el aspirar al título es un objetivo ya más lejano. Una lástima, porque Howard, Turkoglu y Rashad están completando una temporada impresionante. Todo lo contrario le sucede a Detroit, inmerso en su peor campaña de los últimos años. Tras encadenar ocho derrotas consecutivas, peligra incluso su acceso a los playoffs. Cierto que Iverson fue baja durante un tiempo, pero el descontrol en el que vive sumido el equipo y la falta de ilusión les está avocando a un estrepitoso fracaso.

Miami puede poner picante a los ‘playoffs’
Quienes ya tienen asegurada su presencia en las eliminatorias por el título son Atlanta y Miami. Los Hawks, aunque sin grandes alardes, se han beneficiado de la inconsistencia de sus rivales. Sus opciones, en realidad, son escasas, pues el nivel del equipo ha bajado y parece poco probable que, al igual que en los últimos playoffs, rocen la sorpresa. De hecho, los propios Miami Heat cuentan con más argumentos para lograr tal hazaña. La llegada de Jermaine O’Neal ha cubierto la posición en la que el equipo renqueaba. Ello y las cada vez más impresionantes actuaciones de Wade han puesto por las nubes la moral de un equipo que, pese a todo, todavía no ha encontrado el ritmo de victorias. La inexperiencia de jugadores como Beasley, Chalmers, Cook y Quinn les puede pesar mucho en la fase decisiva de la temporada. Pero su potencial les permite aspirar seriamente a dar algún que otro susto.

Philadelphia y Milwaukee parecen haberse asentado en las dos posiciones de playoffs restantes. Aunque el que se mantengan ahí tiene que ver más con la incapacidad de Chicago, New Jersey, Indiana y compañía para dar el salto que necesitan. Los Sixers han ido, poco a poco, encontrándose a sí mismos, superando incluso la prolongada baja de Elton Brand. Pese a algún bache de resultados que han pasado, los jóvenes aportan cada vez más y el objetivo de acabar entre los ocho primeros está cada vez más cercano. También tienen factible el lograrlo los Bucks, aunque en su caso las bajas de Michael Redd y Andrew Bogut les están afectando demasiado. Jefferson no puede tirar solo del equipo y ello les puede apartar de la fase decisiva de la temporada.

A la espera de un fallo ajeno
Fuera de los puestos de playoffs, varios equipos cruzan los dedos para que Philadelphia, Detroit o Milwaukee caigan en picado. Chicago y New Jersey son los mejor posicionados. Los Bulls han ganado enteros con la vuelta de Brad Miller y Tim Thomas y el fichaje de John Salmons. Gracias a ello, son un equipo mucho más completo y con grandes posibilidades de cuajar una buena recta final de la temporada. Ello les puede ayudar a enmendar una campaña en la que se habían desinflado demasiado. Mucho más han bajado su nivel los Nets, en los que sólo Devin Harris y Brook Lopez han sido capaces de mantener el listón. Vince Carter, envuelto en mil rumores de traspasos, ha dejado de ser tan decisivo y el equipo lo ha pagado apartándose de los puestos de privilegio.

Aún con opciones, aunque bastante remotas, de entrar en esos ocho puestos están Charlotte, Indiana y New York. Sorprende más que ningún otro el caso de los Bobcats, que van cada vez a más y podrían culminar una meritoria remontada de meterse en playoffs. La llegada de Radmanovic y la eclosión de Gerald Wallace han sido cruciales. Los Pacers, en tanto, son incapaces de dar continuidad a las heroicas victorias que, de vez en cuando, brindan a su afición y lo tienen bastante crudo. Los Knicks siguen con sus constantes reformas y, al final, han armado un equipo bastante completo y bien amoldado al Run & Gun que pregona D’Antoni. Pero parece que ya es demasiado tarde para los playoffs. Tarde es también para Toronto, aunque ahora, sin un center en el equipo, lo tienen todavía peor. El mal año del conjunto de Calderón puede ser crucial para que Chris Bosh decida, definitivamente, marcharse.

3 comentarios:

  1. Para mí los Sixers tienen más equipo que Miami

    ResponderEliminar
  2. Correcto. Tienen más equipo que Miami aunque la llegada de jarmaine y Moon parece haberles dado nuevos aires. Los Sixers dependen mucho de la irregularidad en el tiro y de ese Dalembert que está out 1 de cada 5 partidos.

    ResponderEliminar
  3. Yo echo de menos al mejor Dalembert, era un pívot que me encantaba. Lo bueno que tienen los Sixers en comparación con Miami es lo bien que se conocen entre ellos y que el equipo está mucho más trabajado. Miami, a veces, no tiene más táctica que dársela a Wade y a ver qué sale. Aún así, con Brand lesionado, te pones a comparar uno a uno el quinteto inicial y uff, no sé, a mi el de los Heat me pirra (y eso que siempre he tenido debilidad por los Sixers).

    ResponderEliminar