10/3/09

'Finlandeses voladores'

En los últimos días se han producido dos sonados regresos de grandes campeones en el mundo del deporte. Marcus Grönholm y Janne Ahonen, dos deportistas que lo han ganado casi todo en sus respectivas disciplinas, aparcan su retiro, que en principio iba a ser definitivo, para regresar a la competición de máximo nivel.

Ambos son ya veteranos comparados con los rivales a los que deberán enfrentarse (el piloto de rallies tiene 41 años y el saltador va a cumplir 32). Pero gozan de una salud física y una ilusión que les convierten en un ejemplo para los jóvenes finlandeses que los idolatran y que están dando sus primeros pasos en el deporte.

El caso de Grönholm resulta especialmente curioso por las difíciles condiciones que atraviesa el Mundial de Rallies. Con sólo dos marcas oficiales y cada vez con menos pilotos inscritos, no resulta fácil conseguir un volante para competir.

Grönholm correrá con un Subaru, en un equipo privado, y con el respaldo de Vodafone, una marca que se está destapando como buena amiga de los rallies en estos momentos de crisis. De momento el finlandés correrá en el Rally de Portugal, aunque no ha precisado el número de pruebas que va a disputar.

Según están los equipos punteros, es poco probable que pueda sumar alguna victoria a su extenso palmarés (30), aunque no sería tan osado el que se colara en un podio. Lo único seguro es que Grönholm correrá con la ilusión de un debutante. Eso es lo que le ha movido a volver a la carretera. "Parece no puedo quedarme más tiempo parado. Todo lo que quiero es subirme a las ruedas", cuenta.

La 'espina' de Ahonen


También tiene clara su motivación Ahonen. Quiere volver para colgarse la única medalla de oro que echa de menos en su vitrina de trofeos: la del Mundial. En saltos de esquí, hablar de Ahonen es referirse a una leyenda, a la altura de Induráin en ciclismo o Bjorg en tenis. Pero al único hombre que puede presumir de haber ganado cinco veces el prestigioso torneo de los Cuatro Trampolines, le queda la espina del oro mundial.

Ahonen quiere prepararse a fondo para recuperar la forma y poder aspirar a ese metal en los campeonatos de 2010. Ilusión y motivación, al igual que a Grönholm, le sobran. Finlandia tiene dos ídolos de los que puede estar orgullosa. Dos finlandeses voladores, cada uno a su manera (al volante o sobre esquís), dignos herederos del finlandés volador original, Paavo Nurmi.

3 comentarios:

  1. the "fliyng finns", gran linaje de ganadores representan... unos capos!!

    ResponderEliminar
  2. Tengo una pregunta para usted... a raíz de esta frase: "Finlandia tiene dos ídolos de los que puede estar orgullosa".

    ¿Crees que su vuelta es debida al patriotismo o al egoísmo?

    ResponderEliminar
  3. No tiene nada que ver. Me refiero a que sus paisanos pueden estar orgullosos de tener dos compatriotas que, en este mundo de intereses y dinero, se mueven por la ilusión de competir y el deseo de éxito. Por tanto, ni patriotismo ni egoísmo. Luego, sobre el tema de si los ciudadanos se sentirán representados o no por alguien con quien sólo comparten la nacionalidad, yo sigo pensando que sí, aunque la verdad es que no conozco muy bien los usos y costumbres de los finlandeses.
    Un saludo.

    ResponderEliminar