11/3/09

La maldición del 22

22 años tenía el mítico Bob Beamon, a quien ya dedicamos una entrada en este blog, cuando rompió todas las previsiones imaginables para pulverizar el récord del mundo de salto de longitud por 55 centímetros. 22 años acababa de cumplir Yago Lamela cuando batió la plusmarca europea al saltar 8,56 metros. Y 22 años ha vivido el alemán Sebastien Bayer, quien acaba de irrumpir con estruendo en la primera fila del salto de longitud al saltar 8,71 y destrozar la marca de Lamela. Después de alcanzar la cumbre, a Beamon y Lamela no les fue nada bien. Ahora Bayer se enfrenta al reto de cumplir con las expectativas creadas.

En los europeos de pista cubierta de Turín disputados el pasado fin de semana, el nombre de Bayer empezó a sonar con fuerza por primera vez. Y lo hizo vinculado al de Beamon, con quien ya osan compararle. Su hazaña no fue tan aplastante como la del estadounidense, pero poco le tiene que envidiar. Bayer mejoró en 41 centímetros su marca personal, una progresión que le sorprendió hasta a él mismo: “Cuando aterricé sabía que había sido un buen salto, pero esperaba que se fuera a 8,30 metros o quizás a 8,40. Cuando vi que había hecho 8,71 en el marcador me quedé sin palabras”, cuenta.

Se quedó a ocho centímetros del récord del mundo en pista cubierta, que pertenece a Carl Lewis desde antes de que el propio Bayer hubiera nacido. Su logro fue tan inesperado, que los periodistas alemanes pensaron que, por error, los números se habían cambiado de lugar en el marcador y el salto era de 8,17. Bayer trataba de averiguar cómo lo había conseguido y apenas encontraba explicación: “Estaba relajado en el salto porque había ganado la competición y tenía una adrenalina extra porque acababa de sonar el himno de Alemania en honor a Ariane Fiedrich”.

Pero la cifra no era un error del marcador. Era cierta. Y con ella Bayer acarrea ya por igual la gloria de poseer tan importante salto entre sus registros y la losa que conlleva el haberlo conseguido tan joven, con 22 años. Como le ocurrió a Beamon y a Lamela, todas las expectativas están puestas en él. Y la excesiva presión puede hacer que, igual que a Beamon y a Lamela, las cosas se le empiecen a torcer a partir de ahora.

A Beamon, desde que con 22 años saltara 8,90, nunca le volvió a salir un salto parecido. No logró pasar de los 8,22. Ni siquiera llegó a ganar competiciones de relumbrón. Y lo peor es que acabó dejando de lado el atletismo por atender a sus compromisos publicitarios. La lacra de Lamela, en cambio, fueron las lesiones. Le acompañaron durante toda su carrera. Sólo en 2002 y 2003 se mantuvo un par de años a buen nivel, pero después los problemas volvieron a aparecer y acabaron prácticamente con su vida como deportista profesional.

Sus grandes saltos fueron el principio y el fin para Beamon y Lamela. Y pueden serlo también para Bayer si no aprende a lidiar con la presión. Una presión que es todavía mayor porque se ha convertido en la mayor esperanza de su país para el próximo Mundial al aire libre, que será en Berlín este verano. Lamela ha dicho de él que puede rebasar los nueve metros, algo que nadie ha logrado nunca. Pero lo primero que deberá superar será esa maldición del 22 que parece atacar a los grandes saltadores de longitud.

Tal vez le motive saber que Iván Pedroso también tenía 22 años cuando, en 1995, saltó 8,70 y 8,96 (marca que hoy mismo sería récord del mundo si no se la hubieran invalidado por una medición errónea del viento). Al cubano las cosas le fueron bien después de aquello, aunque nunca logró esa plusmarca mundial que deseó tanto. Quizás en él Bayer tenga un buen espejo en el que mirarse para convertirse en el gran saltador que el mundo del atletismo espera.

3 comentarios:

  1. Espectacular la marca del aleman, no la habia visto, pero es tremenda.
    Igual de tremendo eso el dato de los 22. Esperemos, por el bien de la longitud que este chico dure algo mas que lo que duro Lamela. Por cierto, que es de su vida?

    ResponderEliminar
  2. Pues la última vez que se operó Lamela creo que fue en 2007, y desde entonces sigue intentando recuperarse. El año pasado sé que intentó llegar a los Juegos, pero pronto se dio cuenta de que ni de coña iba a conseguir la marca necesaria a tiempo. Ahora no sé si ya lo ha dejado o si sigue intentando volver a hacer buenas marcas. Es una pena lo mucho que le han perjudicado las lesiones.

    ResponderEliminar
  3. curiosidad curiosa eso de los 22 años y de los saltadores pero cierto a la vez.
    y como dice BigBen esperemos que no sea otro Lamela de la longitud jejeje.
    http://chovenaplaza.wordpress.com/

    ResponderEliminar