2/3/09

Nada es lo que parece

Cataluña no es España”. Thierry Henry, que ha sorprendido a propios y extraños con tal magistral clase de geografía, parece que poco ha aprendido de nuestro país en el algo más de un año y medio que lleva viviendo en él. Henry, ese grandísimo hijo de las Antillas –su padre es de Guadalupe y su madre de La Martinica– adoptado por Francia, ha pasado de la noche a la mañana de ser un futbolista en el ocaso de su carrera a convertirse en un experto en historia de España. Pobre infeliz. Ya le hayan comido la cabeza en Barcelona con las ideologías que defiende a capa y espada su presidente. Aún así, un jugador con la veteranía de Henry debería controlar más sus palabras y pararse a pensar antes de hablar. ¿Qué habría respondido si, tras soltar esa perla, le hubieran preguntado si Córcega tampoco es Francia?.

La verdad es que el hombre debe andar bastante confuso con esas cuestiones territoriales. Aunque lo que parece que sí le ha debido quedar claro tras la jornada europea –a él y a todo el país– es que España no es Europa. Es decir, que el nivel de nuestra competición nacional dista mucho del que exige el fútbol más allá de nuestras fronteras. Barcelona, Real Madrid, Atlético y Villarreal no han estado a la altura, aunque todavía pueden enmendar sus errores en la vuelta de los octavos de final. Esa suerte ya no la tienen ni Valencia ni Deportivo, que dejaron huérfana de españoles a la Copa de la UEFA más desaborida de los últimos años.

A nivel futbolístico, España lleva años dejándose comer terreno por Inglaterra. Y ahora parece, incluso, que hasta los equipos del Este de Europa, tradicionalmente más pobres y limitados, progresan mejor. No hay más que fijarse en el cuadro de los octavos de final de la UEFA. De consumarse el fracaso español (sólo el Barça parece tener grandes opciones de pasar ronda), hasta cinco equipos de la antigua Unión Soviética más uno de Grecia permanecerán vivos en las dos grandes competiciones continentales, por sólo uno que España (pues incluimos dentro de la misma a Cataluña, discrepando con el ilustre Henry) parece poder mantener.

Y después de tantos sinsabores, a los aficionados al deporte en España nos queda, al menos, el consuelo de comprobar cómo el fútbol tampoco es, ni mucho menos, similar al tenis. En el deporte de la raqueta las cosas sí que marchan como la seda. Al título de Rafa Nadal en Australia y los éxitos de Tommy Robredo en este arranque de año se han sumado esta semana las buenas actuaciones de Nicolás Almagro y David Ferrer. El gran estado del tenis español es un excelente presagio para la defensa del título en la Copa Davis, que comienza este fin de semana ante Serbia, y para una temporada del circuito mundial que apenas ha dado sus primeros pasos.

Artículo publicado en LaSemana.es

9 comentarios:

  1. Las declaraciones de Henry se han sacado de contexto como siempre la prensa sensacionalista.

    Un saludo!!

    El Fútbol es Injusto

    ResponderEliminar
  2. Las declaraciones de Henry pueden gustar o no, pero tiene todo el derecho de hacerlas. Es como si dice que es republicano o ateo. Cada uno piensa lo que piensa. A Henry le han dado caña porque ha expresado una opinión que no encaja con lo que piensa la mayoría de la prensa española que, por otra parte, está tan ideologizada como Henry porque decir que Catalunya es España es tan político como lo contrario. Lo que me parece mal es que se le de importancia a lo que opine un futbolista sobre determinado tema político, poque a Henry lo valoro como futbolista, no como pensador aunque a veces pueda estar de acuerdo con él. UN SALUDO

    ResponderEliminar
  3. Henry es ante todo un señor y la prensa le saca punto a todo; asi que mejor no hacerl caso a la prensa.
    http://chovenaplaza.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  4. No he leido ni visto la entrevista y si, Henry tiene derecho a decir lo que quiera, pero, ¿Que sabe él para hablar de Cataluña de la manera en que lo ha hecho?

    ResponderEliminar
  5. Ahí es a lo que voy, BigBen. Un francés de origen antillano que lleva dos días en España, ¿qué narices sabe del tema para andar metiéndose en temas de política y nacionalismos? Mucho más sabiendo la repercusión que van a tener sus palabras. No es una cosa de que la prensa sensacionalista lo haya exagerado. Todos los medios de todo tipo (sensacionalistas y no) se han hecho eco de ello, porque es una metedura de pata bastante seria. Es verdad que habría que ver en qué contexto se produjo, pero aún así un jugador con la veteranía de Henry debería saber que lo que dice se va a mirar con lupa.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. La metedura de pata de Henry no es discutible. Y suerte que no lo dijo en el peor momento posible. Probablemente repitió lo último que oyó sobre ese particular. Por muchos millones que tenga Henry (tantos como Eto'o) y por muy comedido que parezca —quien poco habla poco hierra recuerda el dicho castellano— (todo lo contrario que Eto'o), no podemos olvidar que el nivel cultural de un futbolista viene a ser medio-bajo (como el de Eto'o). Evidentemente no son estudiosos ni eruditos (digo evidentemente porque tal vez si lo fueran no hubieran tenido tiempo de aprender a manejar el balón como lo hacen). Por lo que siempre lo que diga un futbolista, aunque sea de los que menos hablan, debe ser atendido como la gracia que suelta un niño de corta edad.

    ResponderEliminar
  7. Pues aquí está el dionsaurio rosa de peluche, compartiendo enlaces y elogios. Enhorabuena por tu blog, me gusta mucho. Un gran saludo. Considérate oficialmente enlazado.

    ResponderEliminar
  8. Ah! Y hablando de Titi (que para mí es uno de los grandes jugadores de la Liga, aunque no esté como en el Arsenal). Este chico recibe muchos pitos y críticas en el Camp Nou y tras pasar un año y pico en Barcelona sabe de sobra que diciendo lo que ha dicho se gana muchos simpatizantes barcelonistas ¿no os parece?

    ResponderEliminar
  9. Ales, soy Tigernews, administrador de http://judonoticias.blogspot.com y te escribo para decirte que estoy de acuerdo con lo que me propones. Ya te he incluido en mi blogroll.

    Un saludo.

    ResponderEliminar