18/4/09

Análisis de la NBA IV

No han sido muchos los cambios en esta recta final de la temporada, desde nuestro anterior análisis. Pero los que se han producido han sido significativos y demuestran el estado de los equipos llegado el momento de la verdad, los playoffs.


Conferencia Este


LeBron James ha impuesto su reinado y ha coronado a Cleveland como el mejor equipo de la liga regular, lo que le dará la ventaja de campo en todas las eliminatorias (algo que, con el formato 2-3-2, ya no es tan decisivo). Los Cavs fueron, sin duda, el equipo más motivado, y se beneficiaron de la relajación de los Lakers para lograr el mejor récord de la liga. LeBron se ha erigido en digno merecedor del MVP y ha convertido a su equipo en el claro favorito para llevarse la Conferencia Este.

A ello han contribuido también los obstáculos con los que se han encontrado sus rivales. Orlando, que parecía imparable cuando ganó seis partidos seguidos en marzo, ha acusado sensiblemente las molestias de Turkoglu y Rashard Lewis. Por culpa de ello perdieron partidos fáciles y se despidieron de la lucha por los dos primeros puestos de la Conferencia. El segundo se lo arrebató Boston que, con todo, tampoco ha estado nada fino en las últimas semanas. La baja de Garnett es una pesada losa para un equipo que se ha mostrado muy inconsistente en defensa y se ha visto incapaz de acercarse, siquiera, a los Cavs. Si KG no reaparece a tiempo y en buenas condiciones, parece difícil que alcancen siquiera la final de conferencia.

Sin demasiadas opciones parten Atlanta y Miami, que librarán la eliminatoria más igualada. Ambos han sido víctimas de la irregularidad, en especial los Heat, que no han conseguido la consistencia que esperaban con la llegada de Jermaine O’neal y Jamario Moon. El pívot se ha consolidado en el equipo, pero la excesiva dependencia de Wade les ha llevado a perder más partidos de los esperados.

Las mayores sorpresas llegaron en la zona de atrás. Chicago recibió como agua de mayo la llegada de Brad Miller y John Salmons. Con ellos, el equipo ha dado un salto de calidad impresionante, que les ha llevado a encadenar una racha espectacular y lograr un séptimo puesto (casi el sexto) que pocos esperaban hace unos meses. Sorprender a los Celtics en primera ronda, algo que han hecho hace poco, no es nada alocado. Más difícil lo tendrá Philadelphia con Orlando, porque los Sixers llegan extasiados a los playoffs. Las lesiones se han cebado con ellos y bastante les ha costado conservar el sexto puesto tras seis derrotas en los últimos siete partidos y con su guía, Andre Miller, extasiado.

También ha sido duro para Detroit mantener su puesto entre los ocho primeros, sobre todo con las continuas polémicas fuera de la cancha que ha propiciado Allen Iverson. El que AI acabase chupando banquillo era cuestión de tiempo, dado su rendimiento, y estaba bastante claro que se iba a liar una buena en cuanto eso sucediese. Los Pistons son un equipo entrado en años, que necesita una profunda remodelación y mucha savia nueva este verano.

Y si han conseguido conservar el octavo puesto, ha sido también por la mediocridad de quienes le perseguían. Charlotte se quedó estancado en su remontada final de la temporada, Indiana nunca demostró verdaderas cualidades para merecer estar en las eliminatorias y Milwaukee perdió fuelle con las lesiones, especialmente sensibles, de Michael Redd y Andrew Bogut. El brillo de New Jersey, mientras, se quedó en un destello de principios de temporada, que dejó paso al verdadero reflejo de su calidad actual (el futuro, no obstante, es prometedor).

Toronto empezó a ganar cuando ya no tenía opciones, pero al menos dejó visos de que puede ser un equipo serio, y no el hazmerreír que pareció durante casi todo el año. Ello puede servir para que Chris Bosh decida quedarse, algo fundamental para el futuro del equipo. Por último, New York, y su prometedora propuesta baloncestística, acabó desinflándose al ritmo que se hacía patente la escasa profundidad de la plantilla. Pero David Lee, Al Jefferson, Nate Robinson y compañía dejaron claro que serán muy competitivos en cuanto lleguen refuerzos. Y a Washington, en tanto, el año en blanco por la lesión de Gilbert Arenas le puede servir, al menos, para hacerse con un buen refuerzo en el próximo draft.


Conferencia Oeste


En el Oeste los Lakers comprendieron que no tenía sentido derrochar más fuerzas en conseguir el mejor balance de la temporada regular y que lo importante era llegar frescos a los playoffs. Pau Gasol promediaba más de 40 minutos por partido y eso era algo excesivo. Ahora, con todos los efectivos tras el regreso de Bynum, los angelinos esperan no sufrir demasiado para ganar en el Oeste y aprovecharse del desgaste que sufra en el Este su rival en la hipotética final para levantar el anillo.

Pero para ello deberá antes deshacerse de varios equipos muy motivados. Uno de ellos es Denver, que logró un sorprendente segundo puesto gracias a una recta final de infarto. Logró 13 victorias en 14 partidos, con unos espectaculares J.R. Smith y Nene Hilario. El buen rendimiento de los hombres secundarios, unidos al liderazgo de Carmelo y Billups, les ha convertido en un candidato muy a tener en cuenta. Más enteros han perdido los San Antonio Spurs, sensiblemente tocados por la baja de Ginobili. A duras penas lograron alcanzar el tercer puesto. Pero su experiencia y solidez les convierte siempre en un hueso cuando llega la hora de la verdad.

Quienes llegan con más ilusión que nadie a los playoffs son los Portland Trail Blazers. Una sola derrota en los últimos once partido es una clara muestra de ello. El gran ambiente que reina en el equipo, la juventud y la motivación son sus principales bazas. Pero ello también puede costarles caro ante la experiencia de los Rockets, sus rivales. Contra ellos, precisamente, perdieron ese partido de los últimos once. Y es que los de Houston han sabido encontrar vida tras Tracy McGrady, aunque finalmente sólo hayan podido ser quintos de conferencia. Su solidez como bloque le ha permitido completar una recta final impresionante, en la que sólo unos pinchazos puntuales ante equipos grandes le apartaron del segundo puesto del Oeste.

La gran decepción de estas últimas semanas de competición ha sido New Orleans. Sin el mejor Stojakovic y sin el mejor Chandler, los Hornets son un equipo muy irregular, incapaz de plantar cara a los gallitos de la liga. Ambos deben aparecer si quieren tener opciones ante Denver. Mientras, en la lucha por el octavo puesto de la conferencia, Phoenix se borró pronto, lastrado por la falta de frescura de sus jugadores, y dejó vía libre a Dallas y Utah. A ambos las lesiones les han respetado poco, pero han demostrado que cuando tienen todos sus efectivos pueden estar a la altura de cualquiera.

Entre las seis cenicientas del Oeste, merece mención especial Golden State, que evitó el ridículo con algunas victorias de mérito ante equipos importantes y demostró que, en cuanto adquiera a algún hombre fuerte para la pintura, puede dar un gran salto. Minnesota se perdió en cuanto se lesionó Al Jefferson y Memphis logró superar el tedio y la desilusión con algún que otro triunfo. Oklahoma se confirmó como un equipo de futuro, mientras Clippers y Kings fueron los dos grandes desastres del año. En especial los angelinos, que habían configurado un equipo para estar mucho más arriba.


Más sobre la NBA



Artículo publicado en LaSemana.es

5 comentarios:

  1. Más que relajación de Lakers, diría que fue un bajón de rendimiento provocado por el cansancio y de impotencia al ver que no podían alcanzar a los Cavs.

    A mí los bajones que más me preocupan son los de los Magic y Jazz. Dos equipos que para mí eran candidatos a todo hace un mes y medio, sobre todo los Magic. Pero ahora no creo que ninguno de los dos haga gran cosa en Playoffs.

    Tampoco hay que olvidar dos equipos lastrados por las lesiones como Hornets y Spurs, por lo que las eliminatorias por el título este año serán más incógnita que nunca.

    PD: Te felicito por el gran análisis que has hecho y por el blog tan interesante que tienes.

    ResponderEliminar
  2. A ver si los Nuggets confirman su buena racha.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el análisis, los Rockets se lo van a hacer pasar mal a los Lakers en las semis de conferencia, al tiempo...

    ResponderEliminar
  4. Sobre los Magic, yo no los veo tan mal. La clave está en que puedan tener a todo el equipo a tope para las semis de conferencia. Y ahí tienen muchas opciones de apear a unos Celtics que pierden mucho sin Garnett.

    En cuanto a los Rockets, yo apuesto por ellos para pasar la primera ronda y coincido en que van a ser un hueso para los Lakers. Esperemos que los Blazers les hagan sudar y que los angelinos tengan una eliminatoria cómoda ante Utah.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Hola. Entérate de las maravillas que posee el Ecuador, donde podrás opinar, votar y otras cosas más. Conoce Ecuador con mi página:

    www.lomejordelecuador.blogspot.com

    ResponderEliminar