3/4/09

Si Valverde es culpable, que pague

Lo narraré como si fuera un cuento para ver si así se entiende mejor. Porque parece que, por ser españoles, tenemos que apoyar a Alejandro Valverde incondicionalmente y cerrar los ojos a la evidencia.

Había una vez un misterioso ciclista que acudía a la clínica del doctor Eufemiano Fuentes para que le inyectaran EPO y así poder destacar en ese duro deporte de la bicicleta. Se hacía llamar Valv-Piti, o al menos ése era el nombre que portaba las bolsa con su sangre que la policía encontró durante la Operación Puerto. Al parecer, esa bolsa, tras incautarla la policía, fue analizada en Barcelona, junto con otras muchas, y resultó que la de Piti era una de las nueve que contenía EPO.

Pero, por alguna extraña razón, la Justicia española se negó a facilitar esas muestras a las autoridades ciclistas y a los países donde el dopaje es delito para que Piti pudiera ser identificado y sancionado. Además, el juez instructor de la causa
decidió cerrar el proceso de la Operación Puerto al considerar que no existía, en ningún caso, un delito contra la salud pública. Así, los implicados, incluido Piti, quedaban exentos de castigo.

Pero el juez español, después de tanto ajetreo, decidió cogerse unas vacaciones. Y los magistrados italianos, malévolos defensores de la justicia, aprovecharon su ausencia para
entrar en escena. Solicitaron las bolsas de sangre incautadas para analizarlas ellos mismos y Anita, la jueza suplente, que no sabía muy bien de qué iba el tema, se las concedió.

Desde entonces, los crueles justicieros italianos aguardaron pacientemente su oportunidad. Y ésta les llegó cuando el Tour de 2008 pasó por su país. Entonces, tomaron muestras de sangre a cinco corredores y, tras cotejarlas, el Comité Olímpico Italiano (CONI) descubrió que Piti, en realidad, era Alejandro Valverde. Es decir, que aquella bolsa con EPO contenía la sangre del ciclista murciano.

Los hechos, si la justicia italiana acaba demostrando que son ciertos, no ofrecen ninguna duda. Pero en España parece que lo más patriótico es hacerse los tontos. Que si esas pruebas las han conseguido de forma irregular, que si esos hechos deberían juzgarse sólo en tribunales españoles,… Al final, como siempre, priman las cuestiones protocolarias y los intereses. Y la verdad es lo de menos.

Ahora, la Audiencia Provincial de Madrid ha reabierto el caso y dentro de poco se celebrará el juicio oral. Sería bueno que, para entonces, hayan decidido acabar con tanta ocultación: que se identifiquen las bolsas con sangre dopada, que se hagan públicos los nombres de los tramposos, que las autoridades ciclistas consigan las pruebas para poder sancionar y que la verdad prevalezca sobre la imagen del ciclismo español. Y si Valverde es culpable, que pague, como lo han hecho Ullrich, Basso, Jaksche y Scarponi, los únicos sancionados hasta el momento (y no por los estamentos españoles) por la Operación Puerto.

Más sobre ciclismo y dopaje:

4 comentarios:

  1. triste pero cierto la operacion puerto
    fue algo en masa muchos ya pagaron
    haber que pasa con valderde
    buen blog salu2 espero te des una vuelta por el mio

    ResponderEliminar
  2. Opino lo mismo que tú, si es culpable que pague.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que en el mundo del ciclismo ya va siendo hora de hacer una reflexion y un profundo cambio desde las bases y volver a empezar desde cero. Quisiera equivocarme cuando pienso que en este tema muy pocos están libres de toda sospecha, y me refiero a todos: Ciclistas, medicos, directores, mangers y un largo etc desde hace ya bastante tiempo.
    Por supuesto que Valverde no debería de tener trato preferente, ni el ni ningún otro.

    Gracias por visitar mi blog.

    Saludos de un apasionado por la bicicleta y el deporte en general.

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo contigo, toupeiro, pero es casi imposible que eso suceda. Lamentablemente el tramposo siempre va por delante, es difícil cazarlos y, si nadie los pilla, no puede producirse ese cambio profundo que el ciclismo necesita. Tal vez lo del pasaporte biológico no sea tan mala opción. ¿Que no es ético? Bueno, menos ético es doparse.
    Saludos a todos.

    ResponderEliminar