17/5/09

'Triplete', por el bien de nuestro fútbol

Ganar Liga y Copa del Rey en una misma temporada es ya de por sí todo un éxito. Pero el Barcelona debe exigirse el preciado triplete por el bien del fútbol español. Porque el Barça, aunque muchos ignorantes maleducados de los que estuvieron en la final de Valencia no lo crean, representa a España y a su liga. Y por la salud del campeonato nacional, sería muy beneficioso que el Manchester United se quedara sin su segundo título consecutivo.

Que el Barça se proclamase este año como el mejor equipo del mundo dañaría mucho el orgullo del madridismo. Y ése, el de la vanidad, puede ser el motor que empuje a los blancos a volver a convertirse en un equipo temido en Europa. Florentino Pérez tiene las llaves para abrir un futuro prometedor que recuerde a los no tan lejanos tiempos de gloria. Hacen falta millones, algo que parece que está conseguido. Hará falta fichar con cabeza, y para ello nadie mejor que Jorge Valdano. Pero será necesario que quienes lleguen adquieran cuanto antes el sentimiento blanco.

Fichar estrellas con demasiado afán de protagonismo, como pudiera ser Cristiano Ronaldo, tiene a veces el peligro de que su actitud no sea la más adecuada. Para que el fútbol español vuelva a su lugar, los jugones que lleguen al Real Madrid deberán impregnarse cuanto antes de su filosofía. Deberán ser conscientes de que en el conjunto blanco el objetivo de cada temporada es ganar todos los títulos. Y que el máximo rival lo haya logrado justo una temporada antes es una motivación muy importante para intentar ponerse a la altura cuanto antes. Si el objetivo es lograr la excelencia -Florentino Pérez dixit- la táctica es parecerse a los azulgranas.

Un duelo español por alcanzar la gloria nacional y europea, como los que llevan manteniendo los equipos ingleses en los últimos años, sería señal de que la Liga ha recuperado su mejor salud. Sería también el primer paso para volver a ser considerada como la mejor competición liguera del mundo. Y si el Sevilla se suma con una buena actuación europea, sería de agradecer. Eso sí, como el Atlético de Madrid acabe conquistando la última plaza para la Champions, habrá que olvidarse de pensar en un cuarto representante de lujo. Una cosa es ser optimista respecto al futuro y otra muy distinta es creer en los milagros futbolísticos.

Artículo publicado en LaSemana.es

Más artículos sobre fútbol:

3 comentarios:

  1. En primer lugar, no entiendo el concepto "anti-madridismo" y derivados. No entiendo por qué ser mucho de un equipo implica ser un completo gilipollas con respecto al rival y preferir que gane un equipo extranjero a uno español. Pero no creo que sea una cosa meramente deportiva, creo que es un problema de fondo de la mentalidad de los españoles. En serio, no lo entiendo.

    En segundo lugar, no te metas con mi Atleti...

    ResponderEliminar
  2. Pues yo si que entiendo la existencia de rivalidades en el fútbol. Comprendo que el hecho de que gane un equipo de la LFP le otorga mayor nivel pero, es imposible o francamente improvable que un madridista de pura cepa quiera que gane el FCB, yo como culé lo entiendo y lo respeto.

    Las rivalidades en el fútbol existen y siempre que sean deportivas son de agradecer.

    Un saludo desde Punto de Penalti

    ResponderEliminar
  3. Yo lo entiendo, aunque soy incapaz de sentirlo. Una cosa es la rivalidad y otra, el odio exacerbado. Me parece un poco excesivo, pero mientras sea sano, bien está.

    Un saludo!

    ResponderEliminar