17/6/09

Cartas de desamor

Es un diálogo de besugos llevado a la máxima potencia, pero al menos de esta forma el público puede conocer con certeza los entresijos de la discusión. Cansados de negociaciones en privado totalmente infructuosas, a la FIA y la FOTA (Asociación de Equipos de Fórmula 1) les ha dado por intentar resolver sus diferencias a través de educadas y elegantes cartas.

Unos, los equipos, piden comprensión, solicitan que se ceda un poco porque ellos también están dispuestos a hacerlo y proponen varios pasos para empezar a caminar hacia un punto común. Y los otros, la Federación (personificada en Max Mosley, aunque siempre con la complicidad de Bernie Ecclestone), se comporta como un dictador que busca sólo imponer sus criterios sin dar opción alguna a conseguir acuerdos mediante el diálogo.

Pero, en la cuestión básica, las cartas que se han mandado la FIA y la FOTA muestran un diálogo de besugos. Las escuderías se muestran más dispuestas a ceder, sí, pero no en el tema fundamental: el de la limitación del presupuesto. Y la FIA, mientras, se cierra totalmente en banda en esa parte. Cito textualmente: "Como las normas de financiación aprobadas son las que se consensuaron con los equipos el año pasado, nos resulta difícil entender las repetidas negativas de la FOTA para discutirlas. Así pues os proponemos que aceptéis las normas para 2010 publicadas".

Ahí es nada. Esa sí que es una buena forma de negociar. Qué bueno es conocer cómo se manejan las negociaciones en las altas esferas de la Fórmula 1. "Yo no voy a aceptar la limitación de presupuesto". "Acéptala". "Que no". "Que sí". Y así podrán seguir hasta que se acabe el plazo, pensando cada uno que ellos tienen la llave para que el Mundial siga vivo. Los equipos creen que la FIA cederá en cuanto vean que se quedan sin sus principales escuderías y la FIA considera que los equipos darán su brazo a torcer cuando se den cuenta de que sin la Fórmula 1 no van a ninguna parte.

Existe una pequeña luz para la esperanza pues, en su carta, Mosley deja abierta una puerta a aumentar la cantidad en la que fijarán el límite. Pero asegura que ya no hay tiempo para cambiar las normas antes del final del plazo de inscripción. Vamos, que pretende que los equipos se inscriban ya para luego imponerles lo que han firmado. Y ni Ferrari ni Red Bull ni muchas otras quieren pasar por el aro.

Conclusiones


¿Y qué pasará al final? Pues que, si ninguno cede, el año que viene veremos un Mundial con Williams, Force India, las tres escuderías nuevas y puede que alguna más. Porque Mosley y Ecclestone se equivocan. La Fórmula 1 sí puede prescindir de mandatarios dictatoriales. De lo que no puede prescindir es de los equipos. Y los equipos punteros (Ferrari, McLaren, Renault,...) no sobrevivirían si limitan su presupuesto a unas cantidades que apenas les darían para pagar a los pilotos.

La limitación presupuestaria tiene sentido para categorías como la GP2, pero carece de lógica aplicarla a la Fórmula 1. Lo que deberían hacer Mosley y compañía, en lugar de perder tanto tiempo con discusiones vacías, es empezar a estrujarse el cerebro para idear otras maneras de hacer frente a la crisis.

Más artículos sobre Fórmula 1:

4 comentarios:

  1. Pues yo no me dejo engañar. Hace tiempo que tengo claro que ni unos pueden vivir sin los otros, ni los otros sin los unos. Nos quieren tener pendientes para no perder audiencia, pero van listos a este paso.

    ResponderEliminar
  2. Cierto es que los unos no pueden sobrevivir sin los otros, pero Mosley y Ecclestone tienen las de perder. Porque si se quedan sin los grandes equipos, la Fórmula 1 se va al garete. En cambio, a marcas como Renault y Ferrari la Fórmula 1 les supone un enorme gasto que dejarían de tener si la abandonan.

    En cualquier caso, puede ser que, como dices, sea todo una estrategia para mantener el interés en una temporada que ya ha quedado decidida en lo deportivo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Creo que lo de la FIA es una auténtico cachondeo. Cada año se cambian las normas de clasificación, las partes que puede o no llevar un coche, la financiación y los presupuestos...

    ¿Harán algo que dure unos cuantos años?

    ResponderEliminar