2/6/09

Denilson y Philippoussis, el ocaso de dos estrellas

Hace ya unos cuantos años, Denilson llegó al Betis desde el Sao Paulo a cambio de 5.000 millones de pesetas (30 millones de euros) y se convertía en el traspaso más caro de la historia del fútbol. En Sevilla nunca llegó a triunfar, y desde aquella época, en lugar de evolucionar, su carrera ha ido retrocediendo hasta su situación actual: con 31 años, acaba de fichar por un equipo vietnamita.

En sus primeros años en España las dificultades para adaptarse a la Liga y las lesiones impidieron que triunfase. Con el tiempo, demostró que realmente atesoraba una gran calidad, e incluso fue campeón del mundo con Brasil. Pero desde luego nunca fue la gran estrella que debía cambiar el destino del Betis. Pero, muy al contrario, durante su paso por el club verdiblanco vivió un amargo descenso a Segunda División, categoría en la que hubo de jugar durante una campaña.

En 2005 abandonó Sevilla y desde entonces ha vagado por el Girondins de Burdeos, el Al-Nasr saudí, el Dallas estadounidense, el Palmeiras, el Itumbiara (también brasileño) y ahora llega al Xi Mang Hai Phong, sexto clasificado del campeonato nacional de Vietnam. Está claro que su carrera se aleja mucho de lo que el pobre Denilson se había imaginado cuando llegó a España con 20 años.

La vida te puede sorprender con los designios más inesperados. Denilson lo sabe muy bien. Y también puede dar fe de ello Mark Philippoussis, dos veces campeón de la Copa Davis y finalista en Wimbledon. No le están yendo nada bien las cosas, sobre todo en el aspecto económico. Y quién lo iba a decir cuando hace sólo un año uno podía poner la televisión británica o estadounidense y verle en un reality teniendo que elegir una pareja entre una recua de mujeres despampanantes.

Pero el dinero de la televisión no acabó con los problemas de Philippoussis, a quien una compañía financiera le reclama un millón de euros. Al parecer, podrían quitarle su casa, y el ex tenista está en un estado de depresión. De hecho, espera poder recuperar algo de dinero jugando en los torneos de leyendas.

Tal vez no le habría sucedido nada de esto si no hubiera tenido que dejar el tenis cuando todavía le quedaban varios años en activo. Su rodilla le obligó a apartarse de las pistas en numerosas ocasiones (tuvo que operarse tres veces en 2003 y sufrió numerosas recaídas después). Y en sus últimas temporadas apareció más veces en la prensa por sus relaciones personales que por el tenis. Acabó dejando de entrenar y dejando el deporte.

Pero, como él reconoce, "si no juegas, no ganas dinero". Y Philippoussis dejó de ganar pero no de gastar. Ahora le tocará asistir a un montón de bolos para intentar resolver sus problemas económicos. Igual que a Denilson, el destino le ha colocado en una situación inesperada. Aunque tal vez con un poco más de cabeza le hubiera ido algo mejor.

Más sobre tenis:

4 comentarios:

  1. Pues no sabia que era de Denilson actualmente, vaya sorpresa.

    Un saludo
    www.tocaladecara.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Pues sorprendente es un rato. No sé cómo se le ha ocurrido irse a la liga vietnamita. Supongo que tendría más opciones entre las que elegir. Pero él sabrá lo que hace...
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Vaya tela lo de Denilson. Que Lopera dijera que este tio iba a cambiar el destino del Betis...si no se iba ni de su abuela!!!

    Y lo de Philippoussis...otro de los abundantes temas en el deporte. Pasta, no saber utilizarla, retirada y bancarrota.

    ResponderEliminar
  4. Hola que tal mi nombres es Steffy, y veo que de su blog ( )
    es original con mucho contenido realmente interesante. Por otro lado cuento con un directorio
    llamado "Mundo Inicio" me gustaría saber si usted está interesado en formar parte de el, a cambio
    le pediría de favor si podría enlazar uno de mis 2 blogs que tengo, una es de "apuestas deportivas" y
    la otra habla sobre la "ruleta y casinos en general". Porfa si estas interesado o quieres saber más
    al respecto no dudes en contactarme: sist.deruelta@hotmail.com
    Un fuerte abrazo. Saludos
    Atte: Steffy

    ResponderEliminar