6/6/09

Plaza debe quedarse

Ha llegado Florentino Pérez y parece claro que en el Real Madrid de baloncesto, al igual que en el de fútbol, va a producirse toda una revolución en pos de la tan mentada excelencia. En principio, se trata de una gran noticia. Sobre todo si el galáctico presidente consigue fichar a Ettore Messina, posiblemente el mejor técnico del mundo. Pero, si el italiano no accede a la oferta blanca, sería todo un error deshacerse de Joan Plaza para contratar a un técnico que, muy posiblemente, estará por debajo de su nivel.

Si consideramos a Messina como el referente, los pocos entrenadores que se le pueden comparar, como Zeljko Obradovic y Dusko Ivanovic, están actualmente fuera del mercado. Y si ninguno de esos técnicos de primer nivel van a ocupar el banquillo blanco la próxima campaña, lo mejor que pueden hacer los nuevos mandatarios de Concha Espina es mantener al gran entrenador que ya tienen.

Joan Plaza ha demostrado por activa y por pasiva que es uno de los mejores técnicos jóvenes de toda Europa. En su primera temporada en el Real Madrid consiguió que el equipo jugara como los ángeles y alzó una liga que el club llevaba persiguiendo mucho tiempo. El segundo año los blancos dominaron con mano de hierro la temporada regular, aunque luego pincharon en los playoffs ante un gran Unicaja. Y, en esta campaña, con un equipo muy pero que muy limitado, ha logrado unos resultados que seguramente ningún otro entrenador hubiera igualado.

El Real Madrid ha sido solamente cuarto en la fase regular. Pero a lo que todos los aficionados se les quedará por siempre no será esa clasificación. Lo que recordarán será la imagen mostrada por el equipo en los momentos importantes. Las históricas remontadas en Euroliga y ACB ante Barcelona y Tau permanecerán durante mucho tiempo clavadas en la retina. Y será también recordada la gran serie de cuartos de final jugada ante el Olympiacos, un rival con una plantilla que dobla en profundidad y en calidad a la blanca, que fue para quitarse el sombrero. Por pundonor, coraje y espíritu de sacrificio, el Madrid pudo haber dado la sorpresa ante uno de los clubes con mayor presupuesto del continente.

Y a todo esto hay que unir ahora los excelentes playoffs que ha cuajado el equipo antes de despedirse amargamente en Vitoria. Vistalegre ha podido disfrutar de un baloncesto de altísimo nivel, gracias al cual los blancos humillaron al Joventut por dos veces y al Baskonia en una ocasión. Jugando prácticamente con tres cambios, pues la plantilla no da para mucho más, los de Joan Plaza han tenido incluso contra las cuerdas al mejor equipo del año, el Tau, en un agónico tercer partido y en su propia cancha. Durante dos cuartos y medio la superioridad táctica del Madrid fue clara y el baloncesto que desplegó el equipo fue toda una muestra de lo que se debe enseñar en los cursos de entrenador.

Pero hubo que jugárselo todo ante el equipo que mejor defiende de la liga, con un Fernando Buesa Arena más ruidoso que nunca y sin Louis Bullock. Y a Plaza, por muy bueno que sea y por muchos imposibles que haya conseguido a lo largo del año, no se le puede pedir tanto. Que ahora se le eche después del gran trabajo que ha realizado con este equipo sería totalmente injusto, salvo que sea para traer a un maestro de la talla de Messina. Pero, en caso contrario, el primer gran intocable del proyecto de Florentino debería ser el propio Plaza (junto a los cinco magníficos, Felipe, Raúl, Llull, Hervelle y Bullock). Y después lo que se debe tratar de hacer es fichar a grandes jugadores, de los que cuestan muchos millones, como han hecho el Barça, el Panathinaikos o el Olympiacos, para regresar a la élite continental. El gran fallo de esta temporada han sido los fichajes. Eso es lo que hay que mejorar.

Más sobre el Real Madrid de baloncesto:

3 comentarios:

  1. Gracias por dejarme el enlace en el blog, me parece un artículo muy interesante.

    ResponderEliminar
  2. Que Joan Plaza es un gran entrenador, eso no creo que nadie lo ponga en duda.
    Que a veces le ha faltado mano izquierda, también.
    Que Herreros y Martín, (¿y quizás también Plaza?) fallaron en la configuración de la plantilla seguro. Lo de Lazaros es de traca, un tipo que hace el contrato de su vida y se dedica a arratrar los pies por la cancha. Y yo no estuve de acuerdo en el cambio de Quinton Hosley por la Araña (han salido perdiendo). Falta un pivot dominador y otro alero.
    Veremos el año que viene, quien está de director deportivo y quien entrena. Messina es un grandísimo entrenador, por supuesto, pero también, desde su paso por la Kinder, ha tenido plantillones.
    Veremos que pasa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que debe irse, hace tarde los tiempos muertos y los cambios... le faltan tablas para el banquillo del madrid

    ResponderEliminar