24/7/09

Efectos especiales en el campo de rugby

Pocas cosas quedan por ver dentro de un terreno de juego después de esto. Tom Williams, jugador de los Harlequins, ha sido sancionado con un año sin jugar al rugby por haber fingido que sangraba por la boca. Tal y como suena. Sucedió lo siguiente:

Su equipo había agotado todos los cambios en el encuentro contra Leinster por los cuartos de final de la Heineken Cup y él, sin ningún tipo de miramientos, se introdujo una cápsula de sangre falsa en la boca, la reventó y ello permitió que su compañero Nick Evans reingresar en el campo. Desde luego, los efectos especiales son de película de Hollywood (aquí el vídeo).

Aunque la historia de Williams es mucho más llamativa, esta semana hay varios vídeos más espectaculares. Uno de ellos es este impresionante gol desde cuarenta metros de Tonis Vanna, jugador del Flora, en la previa de la Europa League, antigua Copa de la UEFA.

Y para espectáculo el que dieron estos dos jugadores de Rugby League en un encuentro de la pasada semana. Una escena sinigual: dos toros con un brazo del tamaño de mi cabeza se lían a puñetazo limpio después de un lance del juego y uno de ellos acaba noqueado.

Increíble es también este golpe de Retief Goosen en el pasado Abierto Británico de golf. Con una pierna arrodillada en el suelo y la otra en medio de la arena, se saca una obra de arte de la chistera.

Terminamos con dos deportes de riesgo: los saltos de esquí al vacío y con paracaídas y el motociclismo, concretamente el reciente Gran Premio de Alemania, en el que se produjeron unas caídas espectaculares.

Más vídeos:

1 comentario: