28/7/09

Eto'o, la prensa y el beso

Samuel Eto'o nunca ha sido santo de mi devoción. Quiero decir, sí le admiro por su rendimiento dentro del campo, pues pocos nueves tienen más gol que él en todo el mundo, pero no por su comportamiento fuera de los terrenos de juego. Me parece un tipo arrogante, que se tiene a sí mismo en una estima excesiva. Además, dice bastante de él y de su entorno la que se montó cuando un amigo suyo fue acusado de abusar de su hijo (eso parecía una historia digna de la saga de El Padrino). Y también le delata el que un tipo tan entero como Josep Guardiola no haya dudado en mandarlo a la calle (por algo será).

Todo huele raro a su alrededor. Sin embargo, como futbolista es todo un ejemplo para los más pequeños. Aguantó estoicamente los feos que le hicieron en el Barcelona y siempre respondió con una profesionalidad modélica. Se dejó la piel en el campo como el que más y lideró con sus goles, un total de 35 en toda la temporada, el triplete del conjunto azulgrana.

Digo todo esto para dejar claro que intento juzgar a las personas con objetividad, separando los aspectos en los que merece ser alabado de aquellos por los que debe ser criticado. Porque precisamente eso es lo que nadie está haciendo con Eto'o desde que se abrió el mercado de fichajes.

Los medios jugaron a tasarle como si fuera mercancía barata, cuando en realidad el último curso superó en seis dianas a Ibrahimovic. En el Barça le han tratado como a un Don Nadie, le han ninguneado y lo han colocado en el Inter de Milán casi por la fuerza; cosa a la que Eto'o, obviamente, no ha hecho ascos, pues cualquier cosa es mejor que quedarse donde te maltratan.

Y ahora que todo el culebrón ha terminado, las grandes plumas del periodismo deportivo español siguen echando leña al fuego con chorradas como pinos. Que bese o no bese el escudo es algo que ni siquiera debería mencionarse en las noticias sobre su presentación. Pero aquí de lo que se trata es de montar controversia de cualquier estupidez.

Por cierto, que cuando le preguntaron por qué no rozó con sus labios su nuevo escudo, volvió a demostrar su profesionalidad: "Eso son gilipolleces para meterse en el bolsillo a una panda de zoquetes. Yo me gano el afecto de la afición con mi trabajo sobre el campo" (interpretación casi exacta de sus palabras). Olé sus huevos.


Más artículos sobre fútbol:

2 comentarios:

  1. HOla!!!!

    Vine a conocerte! Me gustó mucho tu Blog y desde luego tu propuesta. Me gusta el diseño del Blg con varias carpetas que abarcan cada deporte, me gusta que es ágil y muy completo en tu categoría.

    Por todo esto respondí. Quedo a la espera.

    ResponderEliminar