18/7/09

F1 (primera mitad): Discurre y vencerás

Ricardo Fernández.- Llegado el ecuador del Mundial de Fórmula 1, ésa podría de ser la frase que mejor lo defina. Los medios hablan de la revolución de los pequeños. Yo lo definiría mejor como el triunfo de la inteligencia, la astucia y la eficiencia económica. A finales de marzo comenzaba una temporada llena de incógnitas, despejadas a día de hoy, ya que la lucha parece cerrada entre los Brawn GP y los Red Bull Racing, salvo chispazos puntuales de algunos equipos en circuitos favorables.

Si bien los Brawn GP heredaron toda la tecnología e infraestructura de Honda F1 con el astuto y exitoso Ross Brawn al frente (tras su desvinculación del equipo Ferrari), los Red Bull comenzaban la temporada plantando cara a los todopoderosos bólidos blancos con un monoplaza sin el polémico difusor trasero doble (el cual no incorporaron hasta Mónaco) y en el que, a pesar de las modificaciones que ha ido sufriendo a lo largo de la temporada, su parte trasera puede considerarse como una obra de arte (todo lo referente a colectores de escape, esquemas de suspensión trasera de tipo pull-rod, inéditas en la parrilla, y palieres).

Recordemos que el equipo capitaneado por Christian Horner decidió abandonar el desarrollo de su KERS tras sufrir un incendio en sus instalaciones de Milton Keynes (Inglaterra) y centrarse en lo que a la postre iba a ser lo mas importante, la aerodinámica y tracción del monoplaza. Para ello cuenta con el ingeniero y genio de la F1 Adrian Newey, incorporado al equipo austriaco en la temporada 2006, tras haber dibujado otros coches campeones del mundo en equipos como Williams o McLaren.


En lo concerniente a los pilotos, la pareja formada por Jenson Button y Rubens Barrichello ha visto cómo la ventaja acumulada en los seis primeros grandes premios ha sido reducida gracias a la regularidad de un veterano Mark Webber y un explosivo Sebastian Vettel. Ello, unido a los problemas de calentamiento de neumáticos de los Brawn GP en circuitos con bajas temperaturas, ciertos errores de estrategias y la evolución técnica incansable por parte de Red Bull, hace que los pilotos de las bebidas energéticas se encuentren a una veintena de puntos respecto de los inicialmente inalcanzables pilotos de Brawn con todavía ochenta puntos en juego.

El tercer equipo en discordia, Panasonic Toyota Racing ve cómo su ventaja con el equipo Ferrari disminuye debido al titánico desarrollo llevado a cabo por el equipo italiano, al que los resultados no llegan del todo, y sólo pueden aspirar en algunos circuitos al podio, algo impensable para la Scuderia y motivo por el cual no han detenido la evolución del F60. El otro, al igual que en el resto de equipos, se debe a que parte de lo trabajado este año sirve en gran medida para el que viene, con la salvedad de que en 2010 los repostajes se prohíben.

El resto de los grandes, es decir, McLaren, Renault y BMW Sauber, luchan cada Gran Premio por los últimos puestos de los puntos, situación casi inédita de la F1, pero que forma parte del Gran Circo y permite que equipos mas modestos económicamente luchen por el campeonato por culpa, en gran medida, del costosísimo desarrollo del KERS, un dispositivo que no sólo no cumplió su cometido, que era el de facilitar los adelantamientos, si no que los impide al no incorporarlos todos los equipos de la parrilla y del que, salvo Ferrari y McLaren, el resto ha detenido su desarrollo indefinidamente.


Sin duda, la implantación del KERS ha sido uno de los grandes errores de la FIA, entidad dirigida por el polémico e ignorante Max Mosley, que se ha empeñado en acabar con el Mundial de Rallies y por poco este año lo consigue con el de F1. Durante gran parte de lo que va de temporada, se ha hablado más de los encontronazos de la FIA con la FOTA que de las luchas en pista. Pero en esta ocasión, todos los equipos unieron sus fuerzas contra la tiranía de un Mosley que en esta vez no se ha salido con la suya. El mismo Max Mosley que ahora pretendía dar entrada a pequeños equipos con limitación de presupuestos y que en los 80 los exterminó para atraer las grandes marcas y, con ellas, más dinero y publicidad.

Tras haber presentado su dimisión, intenta hacer campaña por Jean Todt, persona que seguiría su línea y que más de una vez, cuando formaba parte de Ferrari, aplacó al resto de equipos en sus discrepancias con la FIA. Por el bien del deporte, el mejor candidato de los que momento se conocen sería el gran piloto de rallies Ari Vatanen, en su día eurodiputado, un hombre querido y respetado por el mundo del motor que, seguramente, limpiaría una entidad dañada en los últimos años. Veremos también si la última medida de Mosley, como ampliar la parrilla a 13 equipos, tiene final feliz, ya que los elegidos -Manor, US F1 y Campos Meta- lo hicieron bajo la premisa del límite presupuestario. A pesar de que los actuales equipos acordaron ayudar en lo posible los nuevos admitidos, la lista podría variar para la próxima temporada.

En cuanto a los intereses españoles, Fernando Alonso participa un año más en una temporada de transición, a la espera de las evoluciones de su rudo R29 y llegar por lo menos al nivel del final de la temporada pasada. Los rumores sobre su marcha a Ferrari cada vez cobran más fuerza con la llegada del Banco Santander a la Scuderia y los pobres resultados de Kimi Raikkonen le abren cada vez más las puertas del esperado equipo rojo.

Por otro lado, Toro Rosso ha anunciado la rescisión del contrato de Sébastien Bourdais y podría sustituirle en el próximo Gran Premio de Hungría el jovencísimo Jaime Alguersuari, batiendo así el record de precocidad en disputar un GP. Campeón de la F3 británica y compitiendo hasta el momento las World Series by Renault, el catalán, encuadrado en el programa junior de Red Bull, tiene ante sí un importante reto, ya que apenas posee experiencia en F1, pero le ha llegado una oportunidad de oro para demostrar su talento y ganarse un asiento para la próxima temporada.



Más artículos sobre Fórmula 1:


1 comentario:

  1. No sé que han hecho los Moxleys y Ecclestones, pero han tirado por el desagüe una temporada completa de Fórmula 1.
    Toca esperar a 2010, porque esta temporada es infumable.

    ResponderEliminar