Un mormón misionero en Vistalegre

Ya es oficial. El Real Madrid ha fichado a Travis Hansen, estadounidense, ex del Tau, por el que pujaban varios equipos europeos. Llega así a la Casa Blanca uno de los baloncestistas más peculiares que trotan por las canchas europeas. Aunque tal vez su rol no será el que muchos esperan de él.

Para empezar Travis Hansen no es, como pregonan en varios medios, el alero titular de Ettore Messina. Ha jugado siempre de escolta y, aunque puede cumplir en la posición de tres, al conjunto blanco le hará falta hacerse con otro jugador más potente en esa posición. No en vano, con la marcha de Álex Mumbrú y la más que posible salida de Marko Thomas, faltará alguien que juegue el rol de alero fuerte.

Con todo, Hansen es un fichaje más que interesante para el Real Madrid. Tal vez cortará la progresión de Brad Oleson, al que dejará sin minutos. Pero quizá al conjunto blanco le venga bien ceder al ex del Fuenlabrada a otro equipo para que siga puliendo su juego mientras aprovecha los últimos años al máximo nivel de Hansen.

El escolta, que llega del Dínamo de Moscú, promedió nada menos 16,4 puntos en la pasada Eurocup con el equipo ruso. Motivo más que suficiente para que otros grandes como el Olympiacos intentarán hacerse con sus servicios.

Pero al final el Madrid se ha llevado el gato al agua y ha contratado a un baloncestista que posee, además de una gran calidad como jugador, una historia personal más que curiosa. Hansen es mormón. Creció en Utah, donde empezó a jugar al baloncesto. Hasta que su madre murió de cáncer y decidió marcharse de misionero a Chile. Regresó para jugar en la Universidad mormona de Brigham y tras su último año fue seleccionado por los Atlanta Hawks para dar el salto a la NBA (nadie había sido drafteado en esa universidad desde 1993, lo cual ya era un logro).

En los Hawks jugó 37 partidos, con pocos minutos, así que decidió irse al Tau Vitoria. Allí permaneció varias campañas a un gran nivel, hasta que le llamaron los dólares del Dínamo de Moscú. Ahora regresa a España a los 31 años para intentar ayudar al Real Madrid a recuperar su sitio en Europa. Ayudar es precisamente algo que le encanta, pues junto a su mujer ha fundado una ONG, la Little Heroes Foundation. A través de ella, intentan proporcionar una vida mejor a los niños de todo el mundo. Su misión recoge que "todos somos hijos de Dios y cada niño es un individuo único que merece ser amado y cuidado". Desde luego, el Madrid va a andar sobrado de corazón la próxima temporada.


Más sobre baloncesto:


2 comentarios sobre " Un mormón misionero en Vistalegre "

  1. Me pregunto de dónde sale todo el dinero que está gastando (perdón, invirtiendo, según la jerga del Tío Florentino) el Real Madrid. Compra jugadores por 10 y los vende por 3, o bien los regala. Curiosa estrategia.

  2. Mates increíbles los de Hansen.

Deja tu comentario