11/8/09

La catarsis del Pinto

No hace ni tres meses que un servidor se encontraba en el Municipal Príncipes de Asturias de Pinto, disfrutando de uno de los milagros deportivos de la pasada temporada. El equipo de fútbol sala de aquella ciudad, un recién ascendido en la máxima categoría, se había convertido en la auténtica revelación del campeonato.

Plagado de jugadores jóvenes, con un juego que enamoraba y con una ambición inusual, el Pinto se había colado en las semifinales de la Liga Nacional de Fútbol Sala, en la que desafió la hegemonía del mismísimo Inter Movistar. Aunque estuvieron cerca de doblegar a los campeones, acabaron sucumbiendo, pero su hazaña quedó plasmada para siempre en la memoria de todo buen aficionado al fútbol sala.

Pero la maldita Mrs. Crisis (pronunciado "misis craisis") aprieta tanto que no da la mínima opción a que un proyecto tan noble, humilde y provechoso pueda consolidarse. El Pinto presentó esta semana su nueva plantilla para la temporada venidera. Sólo permanece en el equipo el portero suplente. Los demás han tenido que abandonar el nido para alimentar unas arcas hambrientas como nunca.

Matamoros ha acabado en el Lugo, Hugo ha emigrado a Zaragoza, Sergio ha recalado en el Zamora, Fabián se ha ido a Cartagena,... Y así una larga lista. Incluso el entrenador, Luis Fonseca, ha abandonado el barco para fichar también por el Cartagena. Aunque en su caso se trató de una no renovación acordada. Se rumorea que el técnico pedía cobrar el oro y el moro y que, además, tenía ciertas desavenencias con la directiva.

Su lugar lo ocupa Javier Carracedo, que entrenaba en las categorías inferiores. El nuevo comandante de la nave será el encargado de retomar el camino desde cero para intentar emular lo que consiguiera su predecesor. De los trece jugadores que tendrá a su cargo, sólo dos, los más veteranos de largo, se acercan a los 30 años. El resto son unos chavalitos con talento que en su mayoría llegan desde clubes de la División de Plata. De hecho, sólo dos de los futbolistas fichados jugaron la pasada campaña en la máxima categoría.

Sería todo un hito que, con una plantilla tan joven y plagada de jugadores recién llegados, el Pinto repitiese gesta y lograse pelear con los mejores. Pero ya han demostrado que con ilusión, calidad e inteligencia se puede derrocar hasta al enemigo más temido, aunque éste se llame Crisis. Si lo consiguen, seguro que más de uno dejará de hablar de casualidades y empezará a apuntarse la receta.


2 comentarios:

  1. La verdad es que el dinero lo es todo hoy en día. Una lástima que pasen estas cosas.

    Los equipos pequeños tienen siempre dificil crecer, ¡ Qué hablen con tito Floren! XD.

    Un saludo desde Punto de Penalti.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no hay ningún empresario en una localidad como Pinto que pueda echarles un cable?

    ResponderEliminar