15/10/09

Dos hombres y un punto

Ricardo Fernández.- La historia comienza el pasado 1 de Febrero, cuando el laureado Sébastien Loeb se adjudicaba el Rally de Irlanda, el primero de la presente temporada. Lo mismo haría con los cinco siguientes. Todo apuntaba a que el Mundial de Rallies sería un monologo del pentacampeón francés, un dominio absoluto. Nos aventuramos a predicar incluso la posibilidad de un pleno de victorias por parte del galo. Sin embargo, la citada historia cambiaría radicalmente.

El punto de inflexión llegaría en el Rally de Italia, cuando el imperturbable Loeb era penalizado a causa de un fallo de su copiloto, Daniel Elena. Si es difícil que el galo se equivoque, esta temporada a sorprendido a todos, con salidas de pista de forma consecutiva en el Acrópolis y en Polonia. Debido a esto, su ventaja inicial se neutralizaba en favor de Mikko Hirvonen; un Hirvonen que ha alcanzado una gran madurez y que con la asombrosa regularidad que ha mantenido durante toda la temporada, se sitúa a falta del Rally de Gales, al frente de la clasificación del Mundial de Rallies con un punto de ventaja sobre el piloto de Citroën.

Quizás no le vendría mal a Hirvonen en estos momentos los dos puntos que le sacó su compañero de equipo, Jari-Matti Latvala, en el Rally de Italia pero es que el equipo capitaneado por Malcolm Wilson parece no entender la idea de "equipo". Todo lo contrario a lo sucedido con el equipo Citroën en el pasado Rally de Catalunya, en el que, a pesar de las claras opciones a la victoria por parte de Dani Sordo, éste ejerció perfectamente de escudero de Loeb, cediéndole la victoria al francés e intercalándose entre él y el fines para reducir la distancia en el campeonato y de paso asegurar el título de constructores para Citroën. No puede decir lo mismo Hirvonen, ya que la fogosidad de su compañero de equipo, a pesar de haber conseguido la citada victoria en Italia, no ha ayudado a su compatriota en ningún momento en su lucha contra Loeb y su continuidad en el equipo Ford ha estado en el aire debido a que se ha pasado gran parte de la temporada haciendo chapa con su Focus.

En cuanto a la participación española, Dani Sordo ha mostrado una gran progresión (a pesar de que por un motivo u otro su primera victoria se le resiste), sobre todo en tierra, la especialidad que menos dominaba, ya que en asfalto ha demostrado ser de los mejores, como mínimo a la altura de Sebastien, y eso ya es mucho. No lo ha tenido nada fácil el piloto cántabro por el calendario tan extraño y desequilibrado como el de la presente temporada, con muy pocas pruebas sobre asfalto, pero se ha defendido mejor que nunca y tras el detalle con Loeb en Cataluña, seguro que se le abrirán nuevos horizontes para la próxima temporada.

Un rally, un punto

El próximo fin de semana se disputa en Gales la última cita de la temporada, con el comentado punto de diferencia entre los dos aspirantes al título, una cita propicia en principio para los pilotos de Ford, pero Loeb también ha vencido allí y salvo imprevistos, la lucha será cerrada entre Hirvonen y el francés. Lo que está claro es que si alguno de ellos gana el rally será campeón del mundo, independiente de lo que haga el otro. En el caso que ninguno de los dos consiga la victoria, las combinaciones son muchas, pero siempre que Hirvonen quede por delante de Sébastien, será campeón. En caso de empate a puntos el Mundial sería para Loeb por su mayor número de victorias. Cualquiera de los dos se merece el título, por tanto, como siempre, que gane el mejor.

Más sobre rallies

1 comentario: