1/11/09

Se acabó el 'circo'

Pocas veces el calificativo de circo para referirse a la Fórmula 1 ha sido tan acertado como en esta temporada. La competición más ostentosa del mundo del motor dice adiós a una de las campañas más tristes de su historia, en la que lo acontecido fuera de las pistas ha robado las portadas a la insulsa lucha por el campeonato.

Primero fue el lío de los difusores, después llegó el eterno enfrentamiento entre FIA y equipos que rozó la escisión de este deporte y por último Nelsinho Piquet destapó uno de los casos de trampas más flagrantes de la historia de las cuatro ruedas, que supuso la expulsión de por vida para Flavio Briattore. Si a todo ello sumamos el frustrado intento de regreso de Michael Schumacher, el accidente de Felipe Massa, el fichaje de Fernando Alonso por Ferrari y la llegada al poder de Jean Todt en sustitución de Max Mosley, lo cierto es que Jenson Button puede estar seguro de ser uno de los campeones con menor protagonismo de la historia.

En verdad, el tema deportivo no ha dado para mucho este año. Las seis victorias iniciales de Button arrasaron con toda posibilidad de vivir una lucha por el título igualada cuando todavía restaban diez pruebas por disputarse. Las escuderías grandes no supieron hacer frente a los cambios en el reglamento y los pilotos importantes, los de mayor tirón mediático, quedaron relegados a un papel secundario. Y todo ello ha propiciado una de las campañas más insípidas jamás disputadas.

La temporada ha acabado, y eso es, probablemente, lo mejor que se puede decir de ella. Ahora que la presión de los equipos ha dado sus frutos y para el año próximo no habrá novedades importantes (en especial han conseguido evitar la implantación del límite presupuestario), cabe esperar que los conjuntos con más dinero vuelvan a ocupar el lugar que les corresponde. Y con ellos volverán a pelear por el campeonato quienes, por el bien de las arcas de la FIA, deben hacerlo. El propio Bernie Ecclestone se frota las manos ante la posibilidad de revivir una lucha por el título entre Fernando Alonso y Lewis Hamilton, con todo el morbo que ello conllevaría.

La inclusión de tres nuevas escuderías, al margen de lo que vayan a aportar deportivamente, puede suponer también una inyección extra para los datos de audiencias (Estados Unidos volverá a estar presente en la F1, regresa la clásica Lotus y pueden debutar pilotos mediáticos como Bruno Senna). Así que, previsiblemente, lo que suceda dentro de los circuitos será lo que, como dicta la lógica, acapare de nuevo la atención. Desde luego, sería una alegría para todos que la Fórmula 1 volviera a ser el Gran Circo (con mayúsculas), y no un circo cualquiera.

Artículo publicado en LaSemana.es

Artículos relacionados:

1 comentario:

  1. Un gran tostón la Fórmula 1 de este año. El sr. Lobato nombrando a Alonso cada 2 minutos mientras el mencionado piloto marchaba en 14ª posición. Soporífero.

    ResponderEliminar