6/12/09

Lo mejor está por llegar

Sería injusto negar que el triunfo de España en la Copa Davis era un resultado esperado. Según se había desarrollado el torneo, con sus grandes rivales eliminados en cuartos de final, cualquier otro resultado que no fuera levantar el trofeo habría olido a fracaso. Con equipos de la talla de Alemania, Israel y República Checa como últimos escollos hacia el triunfo y disputando todas las eliminatorias como local, a España sólo le faltó una alfombra roja en el camino.

No obstante, aunque desatar un optimismo desmedido por semejante victoria sería excesivo, tampoco parece ecuánime menospreciar el título conseguido. Si los modestos equipos israelí y checo fueron los rivales en las semifinales y la final respectivamente, ello se debió a que antes habían hecho hincar la rodilla a potencias del pedigrí de Rusia y Argentina. Por lo tanto, a los jugadores españoles les corresponde el mérito de haber mantenido la concentración ante rivales tan motivados, cosa que ni rusos ni argentinos habían logrado.

Cierto es también que el jugar todas las eliminatorias en territorio español, sobre la siempre favorable superficie de polvo de ladrillo, ha supuesto una ayuda inestimable. Pero este grupo ha demostrado sobradamente que puede ganar en cualquier tipo de suelo a cualquier rival. La final de 2008 ante Argentina, con absolutamente todos los factores en contra, fue clara prueba de ello. Allí, en Mar del Plata, los gregarios, sin Rafael Nadal, alcanzaron su madurez. Y eso ha servido para asegurar el futuro del equipo nacional.

España ha sumado su cuarta Ensaladera en nueve años, la segunda consecutiva, y es ya el mejor equipo del siglo XXI. Su dominio a nivel mundial se acerca ya al que ejercieron las féminas en la Copa Confederación durante los noventa. Y el objetivo es superar los cinco títulos que lograron Arantxa Sánchez Vicario y compañía. Motivos sobran para animar al optimismo. Los jugadores están comprometidos con el equipo de la Davis, hay recambios de sobra, todos son jóvenes, disfrutan en cada eliminatoria y tienen un entrenador que acata su papel secundario a la perfección. Mientras las fuerzas les acompañen, e incluso aunque Nadal siga con problemas de lesiones, España lo tiene todo para seguir ganando. La historia sólo ha comenzado a escribirse.

Publicado en LaSemana.es


Más sobre tenis:

2 comentarios:

  1. Como conjunto son el mejor equipo del mundo. Cuando Nadal esté por encima del 90% de forma, imbatibles en casa (2 puntos seguros, venga quien venga) y con muchas posibilidades fuera (2 puntos casi seguros). Además el doble empieza a ser realmente efectivo y ya no hay países que cuenten con parejas de dobles imbatibles, como pasaba antes.

    ResponderEliminar
  2. la verdad esq parece q el titulo del año pasado en argentina es mas valioso q el de este año contra los checos, pero cuentan lo mismo, asiq no debemos menospreciar lo que hemos conseguido. grande españa!!

    un saludo desde mi blog

    ResponderEliminar