10/1/10

El terror envuelve la Copa de África

El terror ha visitado en varias ocasiones al mundo del deporte desde que los violentos se dieron cuenta de la enorme propaganda que pueden conseguir gratuitamente a través de él. Tras la cancelación del Rally Dakar hace un par de años, uno ya casi se había acostumbrado a que indeseables de la calaña de los terroristas irrumpieran de vez en cuando para conseguir que su nombre se pronunciara en los medios. Pero el cruel y sangriento ataque al autobús de la selección de Togo escapa a todo lo que cualquiera podría esperar.

Probablemente no sea exagerado decir que el terrorismo no atacaba al deporte de manera tan violenta desde la masacre de Múnich '72. Desde entonces, ante las crecientes amenazas contra las competiciones más mediáticas, las medidas de seguridad en torno a las principales citas deportivas se han recrudecido. Sin embargo ello no ha impedido que el Dakar se tuviera que suspender por primera vez en tres décadas, ni que un grupo de independentistas sin alma cosieran a balazos a la expedición togoleña.

La seguridad ha fallado en esta ocasión y parece que África es siempre el lugar donde se conceden más oportunidades a los violentos. Mientras el mundo del deporte se lamenta por las pérdidas, Suráfrica toma nota de lo sucedido para que su Mundial no se vea comprometido. Togo, en una sabia decisión, vuelve a casa, pues sería difícil poder mantener el nivel competitivo que requiere una Copa de África después de semejante trauma. La competición, en cambio, continúa sin alteraciones. Haber suspendido el torneo o modificado lo que estaba previsto desde meses atrás hubiera sido erróneo, pues sólo serviría para dar más publicidad a un grupo separatista cuyo nombre ni siquiera merece ser mencionado.

Publicado en LaSemana.es

Otras lecturas interesantes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada