3/5/10

¿Debe Xavi jugar lesionado?

En el artículo de la semana pasada mencionaba la posibilidad de que la cruda pugna por la Liga entre Real Madrid y Barcelona pudiera provocar una sangría de lesionados que restara efectivos a la selección. Cruzaba los dedos, especialmente, pensando en la importancia de Xavi para el juego de España, pues él es sin duda el jugador que marca mayores diferencias en el equipo de Vicente del Bosque. Y parece que el destino ha querido ser cruel, porque la salud del catalán se ha complicado y se ha convertido en un foco de debate para los seguidores de la Roja.

El catalán, líder espiritual del Barcelona y de España, mediocentro por el que suspira todo el planeta futbolístico, jugó contra el Villarreal con una rotura de tres centímetros en el sóleo, músculo que envuelve la cara posterior del peroné. Lo hizo por decisión propia, sabedor de que la rotura podía empeorar y consciente de que ello podría costarle una recuperación de varias semanas, con lo que peligraría su participación en el Mundial. Y ahora que España se encuentra tal vez ante la que es su oportunidad más clara de ganar tan preciado título, la decisión de Xavi ha suscitado numerosas reacciones.

Lo cierto es que el de Tarrasa es un jugador de una clase inigualable. Ningún mediocentro en el mundo tiene tanto peso en el éxito de su equipo ni semejante facilidad para crear, desde la posición de organizador, tantas ocasiones de gol. Xavi es todo un líder, en el aspecto táctico y también en el anímico. Y por ello de su salud física dependen buena parte de las opciones de éxito de cualquier equipo. Es lógico, por tanto, que ningún médico ni responsable del club le haya tratado de persuadir para que no fuerce la maquinaria, ahora que el Barcelona se juega el conquistar el único título al que todavía aspira este año.

Comprometido como es, tanto en el Barcelona como en la selección, es lógico que Xavi quiera disputar todos los minutos, incluso aunque tenga que hacerlo a la pata coja. Pensar en condicionales o hipotéticos no tiene sentido cuando está en juego la Liga más disputada de la historia, y menos si el que aprieta es el eterno rival. Por tanto, el aficionado rojo debe entender, sea merengue o culé, que Xavi haya dado prioridad a su objetivo más inmediato y por el que lleva luchando desde septiembre. Llamarle irresponsable o considerar, como han hecho algunos, que se trata de una traición a España, es pasarse de la raya. Sobre todo cuando se está hablando de un jugador implicado como pocos y sin el cual la Eurocopa se habría ido, seguramente, para Alemania.

LaSemana.es


Otras lecturas interesantes:

1 comentario:

  1. En primer lugar, el que xavi juegue o no con su equipo, pues es logico que lo haga pues es kien paga, pero como aficionado a nuestra selección me preocupa su estado, y el de Iniesta, Torres y Villa.........

    ResponderEliminar