8/10/10

'Polución' en el periodismo deportivo: el caso de TVE y José Manuel Díaz

A José Manuel Díaz, uno de las voces más carismáticas del periodismo deportivo español y el narrador de la Premier League para TVE en los tres últimos años, le han clavado el cuchillo por la espalda en el ente público. Su reacción ha sido no morderse la lengua sobre la maldad de ciertos personajes que mueven los hilos en la sección de deportes de la televisión estatal. En una entrevista para Eurosport (dividida en dos partes), Díaz desvela cómo funcionan las cosas en ese departamento. Recogemos aquí sus declaraciones más jugosas.
Aquello personalmente ha significado la peor experiencia profesional de mi vida. Me sentí maltratado por tres o cuatro personajillos incapacitados para trabajar en cualquier sitio, pero que allí son los que disponen. No te voy a decir que aquello es la corrupción institucionalizada, pero es una sucesión constante de atropellos contra el sentido común. Allí falta la libertad de expresión, allí no te dejan trabajar, todo es enchufismo, todo es amiguismo, da igual la valía de tu trabajo, aquello es el caos.
Y hay mucha gente acomplejada, el caso de Paloma del Río. Después de 20 años en TVE por fin ha pillado un despachillo, cuando aquello se cae. Eso sí, gracias a la intervención directa de un familiar político. No me gusta personalizar, pero cuidado con [ella]. Mala persona, de lo peor que me he encontrado en muchos años, y fíjate que hay indeseables en este mundillo del periodismo deportivo. Capaz de provocar un despido y, al rato, compungida, preguntar al despedido si le ha afectado mucho a su mujer. [...] adicta a las comunicaciones por mail, debido a que ese sistema le permite ganar tiempo y preguntar a alguien de qué va cualquier asunto, elude el cara a cara profesional, no tiene ni idea de casi nada...
Imagina que hay diez personas en una redacción, cinco saben hacer las cosas y cinco ponen cara de tonto cuando se les dice que las hagan. Hay que hacer diez cosas. Una para cada uno. Al final los que saben, hacen dos cosas. ¿Y los otros cinco qué hacen? Medrar, dar vueltas... en dos semanas están entrando como Pedro por su casa en el despacho del director general. Al final los de los despachos terminan poniendo como mandos intermedios a esa gente, que no tiene ni puta idea. [...] eso es la ley del navajazo por la espalda entre compañeros que llevan 25 años juntos, que no se hablan, que uno coge el despacho y va a por el otro, que otro lo coge después y va a por el uno...
[Sergio] Sauca, para mí, no es narrador. En la tele unos le llaman Kevin, el nombre con el que ha bautizado a Rooney, y otros, Francesc, como llama a Puyol...jajajaja... Pero digo que no es narrador porque no está en ello. Puede llegar a hacerlo más o menos bien, pero le da igual, está acomodado, ya que él sí sabe moverse en los despachos... Como pez en el agua...
Habrá que inventar algo para contar lo que pasa de verdad. Ahora no puedes contar cosas que no interesen a determinadas personas, sean políticos, empresarios... hay más censura ahora que en los setenta. Fíjate José María García las que liaba entonces, y vivía Franco todavía. Peor que la censura es la autocensura. Ahora no hay libertad de expresión. Ya lo decía Ares el otro día: El problema es que cuando debería ser Florentino el que tuviera miedo a los medios, es al revés. Son los medios los que le tienen miedo a Florentino. Los chavales acaban la universidad y les mandan a una maquinita a mil euros todo el día, y encima se creen que hacen noticias. Yo siempre les digo que las noticias, en todo caso, hay que meterlas en las máquinas, no salen de las máquinas.
Genio y figura, José Manuel Díaz es sin duda uno de los mejores narradores y comentaristas deportivos de este país. Es una pena que por la misma historia de siempre, los amiguismos y las buenas relaciones públicas de los más mediocres, no esté en el lugar que merece.

Lee la entrevista a José Manuel Díaz en El Acusica



Otras lecturas interesantes:



1 comentario:

  1. Malas personas hay en todas las empresas y en todas las profesiones. Pero en el periodismo deportivo también hay muy buena gente. Es una pena que este señor haya tenido tan mala experiencia.

    ResponderEliminar