Errores de principiante en el Tour

Johnny HoogerlandEl Tour de Francia 2011 está dejando algunas de las imágenes más macabras que en los últimos años se recuerdan. Las caídas y los accidentes han acaparado el protagonismo en el inicio de la ronda gala. No en vano, apenas transcurridas nueve etapas, no llegan los dedos de las manos para contar los lesionados de gravedad que han tenido que hacer las maletas para, previo paso por el hospital, regresar a sus casas.

Por lo general es injusto hablar de culpables habida cuenta del grado de peligrosidad que implica rodar por carreteras secundarias a 90 kilómetros por hora sin más protección que un minúsculo casco. El infortunio -un manillar que se engancha con otro, una cadena que se sale en el momento más inoportuno- suele tener gran parte de culpa en la mayoría de incidentes. Sin embargo, en el presente Tour, ya desde los primeros días, los ciclistas han denunciado varios errores de organización impropios de la ronda más importante; errores que, posiblemente, de no haberse cometido hubieran ahorrado más de un disgusto.

Curvas peligrosas mal señalizadas, carreteras o tramos demasiado estrechos y -lo que más ha impactado a la opinión pública- conductores sin el más mínimo respeto por quienes, aferrados a un manillar, se juegan el esfuerzo de toda una temporada en tres semanas de sufrimiento. Son descuidos que serían normales en cualquier vuelta menor. Pero no en el Tour. Parece mentira que una carrera de tanto prestigio falle en cuestiones organizativas tan básicas.

La embestida del coche de la televisión francesa a Juan Antonio Flecha es el ejemplo más flagrante. Ningún conductor con dos dedos de frente o, al menos, con cierta experiencia en el mundo del ciclismo se hubiera decidido a realizar ese adelantamiento en un lugar tan inadecuado, como si los corredores fueran un elemento secundario o simplemente no estuviera allí. Tampoco es cuestión de crucificar al hombre, que tal vez se puso excesivamente nervioso al ver que le pedían paso por detrás. Pero estas cosas se solucionan con algo más de criterio a la hora de dar los volantes de los coches que participarán en la carrera. De hecho, algunos medios franceses aseguran que el conductor era un conocido presentador de la televisión gala.

A buen seguro que el Tour cuidará más esos detalles a partir del año próximo. Sin embargo ya no podrán reparar el daño causado a corredores como Johny Hoogerland o Alexandre Vinokourov. Es una pena que tengan que suceder desgracias de este tipo para que uno se dé cuenta de las cosas que está haciendo mal.

1 comentario sobre " Errores de principiante en el Tour "

  1. Totalmente de acuerdo, .lo de este tour tan accidentado, sin duda como dices lo de flecha ha sido vergonzoso y Vinokourov se retira anticipadamente, en fin que tome nota la organizacion al respecto

Deja tu comentario