10/4/13

Manuel Pellegrini, un entrenador maltratado

Un cruel e injusto gol en fuera de juego, en el último minuto del tiempo adicional, impidió que Manuel Pellegrini escribiera su nombre en la historia de la Liga de Campeones una vez más, llevando a un equipo modesto y casi sin presupuesto a las semifinales del torneo de clubes más prestigioso del planeta.

Fue una maquiavélica jugada del destino, que parecía sonreír al Málaga hasta que, en el tiempo añadido, el Borussia de Dortmund remontó con dos goles –el segundo en fuera de juego– una eliminatoria que tenía perdida. Hasta entonces Manuel Pellegrini había dado una lección táctica al equipo alemán, sorprendiendo en su alineación sin un delantero centro puro y con un dibujo poco habitual.

El técnico chileno supo leer la eliminatoria como nadie, igual que hiciera ante el Oporto en la ronda anterior, e igual que en la temporada 2005-2006, cuando ya había alcanzado las semifinales de la Champions League con el Villarreal ofreciendo una clase magistral de fútbol en cada partido. Entonces, otra jugarreta del destino le apartó de la final, con aquel fatídico penalti fallado por Riquelme, también en el descuento.

El Villarreal de aquella época y el Málaga actual comparten muchas cosas en común. En primer lugar los dos se configuraron con un presupuesto muy ajustado, sin fichajes millonarios y con varios jugadores que venían de jugar pocos minutos en sus anteriores equipos (tales son los casos de Riquelme, Forlán, Saviola o Isco). La pericia de la dirección técnica y del entrenador, en ambos casos, es incuestionable.

Pero en lo puramente táctico también Málaga y Villarreal comparten similitudes, reflejo de la forma de trabajo de su entrenador. Pellegrini ha apostado siempre por un fútbol vistoso, en el que imperan la asociación y el buen trato del balón. Malacitanos y castellonenses fueron (o son) dos claros ejemplos: creativos y ofensivos por naturaleza, aunque generosos en el repliegue y aguerridos cuando no disfrutan de la posesión del balón.


La campaña de Marca contra Pellegrini


La personalidad del entrenador chileno se ha reflejado también en sus equipos. Siempre humildes, pero valientes. Prudentes, pero sin ningún tipo de complejo por muy ilustre que fuera el contrincante. Tal vez esas características –el ser un hombre sencillo, sin afán de protagonismo y poco dado a ofrecer titulares jugosos– fueron las que le impidieron triunfar en el Real Madrid, donde la asfixiante presión de la prensa y la vergonzosa campaña contra su persona realizada por el diario Marca culminaron con su destitución tras una sola temporada.

Los que entonces le tildaron de entrenador mediocre y se lanzaron a su cuello como depredadores han tenido que tragarse sus palabras. Pellegrini ha demostrado ser uno de los mejores entrenadores del mundo, fácilmente incluible en el Top 5 mundial junto con Mourinho, Guardiola, Fergusson o posiblemente Del Bosque. Ha llevado a un equipo en quiebra a rozar las semifinales de la Champions, derrotando a algunos de los equipos más importantes del continente y con plantillas mucho más poderosas que la suya.

No es la primera vez que lo consigue ya, lo cual deja constancia de su calidad y su valía. Quizás no tenga en su vitrina tantos títulos como Mourinho, pero en muchos aspectos no tiene nada que envidiarle. Tal vez ahora, y sobre todo si el Madrid vuelve a caer en semifinales de la Champions, muchos de aquellos merengues que pidieron su cabeza para fichar al técnico portugués se arrepientan de haber contribuido a la destitución entonces.

Además de ser un gran entrenador, a Manuel Pellegrini le definen su seriedad y su humildad. Posiblemente si el Real Madrid y la prensa que lo rodea poseyeran también esas cualidades, la ansiada Décima ya estaría en las vitrinas del Santiago Bernabéu. Porque, si el chileno ha logrado tales hazañas con Villarreal y Málaga, ¿qué no habría podido lograr con un presupuesto ilimitado?

2 comentarios:

  1. Que grande es usted Don Manuel. Buen profesional y mejor persona. Cuanta suerte que este mi Málaga pueda disponer de su valía.
    Muchas Gracias.

    Danes

    ResponderEliminar
  2. Grande el ingeniero, grande el chileno, ya le tocara ganar la champions

    ResponderEliminar