4/6/14

Canadá, Suecia y el verdadero espíritu olímpico

Los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi 2014 no serán recordados como los que mejor han representado los valores del Olimpismo. Todo lo contrario. La homofobia rusa y las maniobras propagandísticas del Gobierno de Vladimir Putin han copado numerosas portadas. Sin embargo, entre tanta polémica, también ha habido espacio para una de las mayores exhibiciones de juego limpio de la historia.


Canadá y Suecia disputaron la que tal vez haya sido la final más amistosa de la historia. En un deporte tradicionalmente violento como el hockey sobre hielo, nada hubo de agresivo entre las dos aficiones, que dieron una lección de respeto y confraternización al mundo.

Canadá ganó el oro a Suecia por un contundente 3-0, pero en ninguno de los dos lados hubo palabras de resentimiento, celebraciones fuera de tono ni quejas de ningún tipo.

Todo lo contrario. Durante el encuentro, los hashtags #hardtotrashtalkCanada (resulta duro hablar mal de Canadá) y #hardtotrashtalkSweden (resulta duro hablar mal de Suecia) se convirtieron en trending topics mundiales en la red social Twitter.

Aficionados de uno y otro país no cesaron de intercambiar piropos durante todo el encuentro. Aquí algunos ejemplos:

- @AnnaTernstrm: Querida Canadá, unámonos y tengamos bebés. Con amor, Suecia.
- @kellyelliottmcm: El hecho de que #hardtotrashtalksweden y #hardtotrashtalkcanada sean trending topic prueba que deberíamos fusionarnos para crear el mejor país de la historia!
- @kmlatta: @drskantze Tenemos muchas cosas en común. Grandes valores sociales, y seres humanos pacíficos y respetuosos. Aunque vosotros sois más guapos. #hardtotrashtalkSweden
- @megansoup_: #hardtotrashtalkSweden es trending topic en Canadá y #hardtotrashtalkcanada es trending topic en Suecia. Eso es lo que yo llamo espíritu olímpico y deportividad.

Este hecho tuvo más relevancia todavía, después de que durante la semifinal que enfrentó a Estados Unidos y Canadá los cruces dialécticos no fuesen tan amistosos, especialmente por parte de los estadounidenses, siempre dispuestos a mofarse de sus vecinos del norte -aunque esta vez la risa no fue tanta, tras perder por 0-1.

El país organizador tal vez no fuese el más adecuado. De hecho resulta extraño que no se produjeran grandes boicots al evento como en otros Juegos organizados en países que también violan reiteradamente los derechos humanos. Sin embargo, los participantes y los seguidores sí que demostraron estar a la altura de lo que se espera de una cita olímpica. Canadá y Suecia son un ejemplo a seguir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada